domingo, 18 de septiembre de 2016

En el corazón de la ciudad

Siempre me ha gustado esta imagen que veo cuando salgo del metro en Tirso de Molina:



metáforas con partes del cuerpo
Plaza de Tirso de Molina

Quizá me gusta porque me hace sentir así, en el corazón mismo de Madrid. Como puedes imaginar, cuando hablamos del corazón de la ciudad, hablamos de la zona más céntrica. ¿Se puede decir así también en tu idioma?

Hablar del corazón de una ciudad es hablar con una metáfora, o sea, usar una palabra con un sentido distinto, porque existe algo en común entre los dos conceptos u objetos: el corazón es el centro de la vida para el ser humano, el centro de la ciudad es (o debe ser) el lugar más vivo de una ciudad.

En la lengua de todos los días usamos muchas otras metáforas, pero hoy solamente te voy a poner ejemplos de metáforas que se han construido con los nombres de algunas partes de nuestro cuerpo. En esta imagen, una escultura que representa a una estudiante universitaria (y que puedes ver en la calle del Pez), puedes pinchar para ver su significado:



Y en el corazón de Madrid, como puedes imaginar, encontramos de todo: lo feo y lo bello, lo malo y lo bueno, lo pobre y lo rico. Y hasta encontramos naturalezas escondidas tan bellas como esta en pleno barrio de Lavapiés:


naturaleza urbana
Calle Mesón de Paredes

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Existen metáforas parecidas en tu lengua? ¡Escríbeme un comentario! ¡Hasta pronto!


domingo, 11 de septiembre de 2016

Silencio, se rueda


El nombre de esta tienda puede referirse a dos cosas: ¿sabes a cuáles?      


se rueda
Calle Carranza

Rodar es dar vueltas, y se dice de las cosas o seres cuando giran sobre sí mismas: por ejemplo, una pelota rueda si la movemos por el suelo. Este verbo está relacionado, claro, con el nombre rueda: un coche tiene cuatro ruedas, una bicicleta tiene dos ruedas.

En la tienda Se rueda venden biciletas, patines, patinetes, tablas para hacer skate, y todo tipo de cosas y accesorios relacionados con estos vehículos, que están de moda en los últimos tiempos. Pero en el nombre de esta tienda también hay un recuerdo de una frase muy utilizada en el mundo del cine: ¡Silencio, se rueda! es la frase que dice el director cuando se va a empezar a grabar, para que todo el mundo se calle y los actores y demás personal empiecen su trabajo. No sé si todavía se sigue diciendo esa frase, pero es muy popular (si buscas en Internet, verás que hay montones de páginas y artículos con ese nombre). Pero sí se sigue usando el verbo rodar con este sentido, de grabar una película. Por ejemplo: Hoy no se puede aparcar en esta calle; van a rodar una película.

Ya sabes muy bien que me encanta el cine, ¿no? Y Madrid es también una ciudad amante del cine: aquí se han rodado montones de películas antiguas y modernas. También he encontrado bastantes carteles, pintadas y nombres de tiendas con referencias cinematográficas, que ahora he reunido en un librito. ¿Lo quieres? ¡Pincha en esta imagen y te lo podrás descargar!



¡Hasta pronto!