martes, 19 de septiembre de 2017

Eres joven

Cuando pienso en ti, lector o lectora, siempre imagino a alguien joven. Será porque la mayoría de los estudiantes de mis grupos son jóvenes.

De lo que sí estoy totalmente segura es de que tu espíritu es joven. Si no, no te interesaría leer sobre la vida en otro país ni aprender otro idioma. Creo que somos jóvenes mientras tenemos ganas de aprender y de hacer cosas que nunca hemos hecho.        

Así que, lector, si eres joven, te gustará esta entrada sobre la juventud, y si no eres joven pero tienes un espíritu juvenil, te sentirás rejuvenecer. Porque, además, las fotos las he tomado en un lugar muy propio para la escritura cuando eres joven: la parte interior de las puertas de los baños públicos.

En el que baño en el que entré, el tema era, precisamente, la juventud. Primero estaba este mensaje:


la juventud siempre vence
Escuela Técnica Superior de Arquitectura

Un mensaje sobre la fuerza de la juventud, que siempre vence 'gana' en las batallas de la vida.

Otra persona, que probablemente no era tan joven, contestó:

la juventud es un estado mental
Escuela Técnica Superior de Arquitectura

Esto es más o menos lo que yo he dicho al principio: si tu mente sigue siendo joven, eres joven. El ¡Joe! escrito al final es una forma suave del taco ¡joder!, como la forma jo (Jo, cómo mola). Así que es una forma de protestar por no tener en cuenta que la juventud es algo relativo, no depende solamente de la edad.

Y después había otro mensaje:

la juventud es una enfermedad
Escuela Técnica Superior de Arquitectura

La visión de la juventud en el primer mensaje no es muy positiva, parece que es algo malo. Por eso precisamente otra persona responde: Tú eres vieja fijo. Sí, yo también pienso que la mujer que lo escribió es vieja, vieja por su edad, o vieja de espíritu.

Quiero que pienses un poco en el significado de la palabra fijo en este contexto. ¿La mujer que la escribió sabía con seguridad que la otra mujer era vieja? La respuesta es no, claro, pero tenía buenos motivos para imaginarlo, ¿no?

La palabra fijo se usa muchas veces para indicar algo que no cambia, que es seguro: un sueldo fijo, una tarifa fija, un trabajo fijo dan seguridad, es difícil que cambien. Sin embargo, con esta palabra pasa lo mismo que con la palabra seguro (con la única diferencia de que fijo es más informal): como se usan para expresar hipótesis que consideramos muy muy muy probables, en contextos como el de la imagen no pueden expresar seguridad total. Lo que expresan es eso: una hipótesis que consideramos de altísima probabilidad.

Fijo y seguro, para expresar probabilidad, se usan de las mismas dos formas:

1) Decimos nuestra hipótesis y luego añadimos una de esas palabras, como pasa en la imagen de arriba.

2) Las usamos antes de decir nuestra hipótesis, y entonces usamos las formas fijo que o seguro que:

- La juventud es una enfermedad que dura poco tiempo.
+ Fijo que / seguro que tú eres vieja.

Para poner un ejemplo más y volviendo al principio de esta entrada:

Si estás leyendo este blog, fijo que / seguro que eres joven.
Si estas leyendo este blog, tienes un espíritu joven, seguro / fijo.


Y esto es todo por hoy, jovenzuelo/a mío/a. ¡Recuerda que puedes ver más mensajes en baños públicos en Aprender español en el WC! ¡Hasta pronto!




martes, 12 de septiembre de 2017

Amor en el aire



Últimamente, allá donde voy, encuentro mensajes de amor. Por todas partes, como verás a continuación, y en cualquier tipo de espacio. Hoy vamos a hacer, entonces, un paseo "amoroso" por diferentes partes de España y por diferentes lugares de la calle.

Estos dos primeros mensajes los vi en el suelo de una calle. Parecen mensajes escritos por adolescentes o personas muy jóvenes, sobre todo porque escriben "kiero" en lugar de "quiero" y "kukii" en lugar de "cuqui":

te quiero mi reina
Calle Nuestra Señora del Carmen

te quiero cuqui
Calle Nuestra Señora del Carmen



Parece que Cuqui (Kukii) escribió el primer mensaje, y después "su reina" le contestó. Cuqui y reina son dos de las muchas formas que las parejas usan para llamarse cariñosamente.

En el suelo también, pero en el suelo del puente de la foto que tienes debajo, me encontré un bonito mensaje de amor escrito intermitentemente; cuando subí al puente, vi el primero; tres pasos después, otro; tres pasos después, otro, y así hasta el final del puente. ¡Qué bonita manera de expresar amor! Este puente cruza una carretera que separa dos partes de la Ciudad Universitaria, así que me imagino que este mensaje lo escribió alguien que sabía que su amor pasa todos los días por ese puente para ir a su facultad. ¡Me encantaría que me escribieran algo así en mi camino diario!


Ciudad Universitaria

debería estar cansado


debería estar cansado de tus manos

debería estar cansado de tu pelo

debería estar cansado de tus rarezas

pero quiero más

yo quiero más

no puedo vivir sin ti

no hay manera

no puedo estar sin ti

no hay manera



También he encontrado otro mensaje de amor, el que tienes debajo, escrito en una puerta en un pueblo de la provincia de Sevilla. Antojársele algo a alguien significa 'tener un fuerte deseo repentino, y a veces caprichoso'. Así que esta persona está expresando que desea enormemente vivir con otra, y probablemente durante toda su vida, porque no dice se me antoja vivir contigo, sino se me antoja una vida contigo, que yo entiendo como una vida entera. 

De todas formas, es un poco poético y no es la forma en la que habitualmente usamos este verbo. Lo usamos más para hablar de caprichos repentinos. Por ejemplo:

Se me ha antojado comprarme ese vestido y me lo voy a comprar, aunque me quede sin dinero.


se me antoja una vida contigo
Carmona (Sevilla)





Otro lugar posible para escribir un mensaje de amor es tu propio coche, como este de debajo que vi en un pueblo. En realidad, no es un mensaje escrito por el dueño del coche, es una frase de una canción del grupo español de rock Marea

¿Qué significa este trocito de canción? En ella, el cantante habla con una sirena, e intenta convencerla de que se vaya con él. En lugar de bañarse en el mar, le pide que se bañe en sus ojos, o sea, que esté con él, mirándole. El mar se enfadará con la sirena, pero, dice el cantante, que se joda el mar. Como ya te he explicado en otras ocasiones, joder es una palabrota o taco que tiene dos sentidos: uno sexual, 'practicar un coito', y otro, el más habitual en España, de 'molestar, fastidiar / estropear, destrozar'. En este caso, lo que quiere decir es que no le importa que el mar se moleste, se fastidie, porque la sirena no se baña en él. 

(¿Quieres saber más sobre este taco y otros? Lee Jo, cómo mola).

que se joda el mar
Navalperal de Pinares (Ávila)



Y no podía faltar en esta entrada, claro, algún mensaje escrito en los muros de alguna calle. El primero lo vi en la capital de Asturias, en el norte de España. Este mensaje está tomado también de una canción, Por ti, del grupo pop español Sidonie. Aquí, volverse significa 'transformarse'. Parece que el amor está muy relacionado con el mar, porque aquí también volvemos al mar: las calles se transforman en playas (que son mucho más agradables) si la persona amada anda por ellas. Bonito mensaje, ¿no?


las calles se vuelven playas
Oviedo


las siete maravillas del mundo
Añadir leyenda


Este otro muro de aspecto más monumental y antiguo está en Ceuta, una ciudad española del norte de África, y lo fotografió mi amiga y lectora de este blog Margarita Sawa (¡gracias, Margarita!). Según esta pintada, las siete maravillas del mundo son, si añadimos "te", como nos dice al final, comerte, verte, oírte, sentirte, besarte, acariciarte y amarte. 


Amor en los muros, en los coches, en las puertas, en los puentes, en el suelo... ¿Se te ocurre algún otro lugar donde podría escribirse un mensaje de amor? Seguro que sí.

¡Hasta pronto!


P.D. Mi amigo Juan del Pozo me acaba de decir que también los mensajes escritos en el puente corresponden a la letra de una canción que yo no recordaba, No puedo vivir sin ti, de Los Ronaldos. ¡Casi todos los mensajes de amor de esta entrada son letras de canciones! Debería haberla titulado "Canciones de amor". Gracias, Juan. 








miércoles, 6 de septiembre de 2017

Poca vergüenza



poca vergüenza
Calle de la Palma
    
Este es el curioso nombre de un bar de Malasaña. ¿Qué crees: que tiene un sentido positivo o negativo? Pues verás, esta palabra, tan usada, es un poquito complicada de explicar, así que lo voy a organizar en tres pasos:

1) La vergüenza como timidez:

Es algo que no queremos sentir porque este miedo no nos permite hacer algunas cosas, como hablar en público, bailar, etc. De las personas que son muy tímidas y se ponen rojas con facilidad se dice que son vergonzosas

Cuando hablamos de este sentimiento, solemos decir me / te / le... da vergüenza... (o, más coloquialmente, usamos la palabra corte: puedes recordar cómo se usa en Jo, qué corte). 

En muchas zonas de América, en lugar de vergüenza, en este sentido se usa la palabra pena. Pena, en el español de España, significa tristeza, lástima, así que es una palabra que puede causar -y causa- malentendidos entre algunos hablantes de español de diferentes zonas.

En principio, sentir poca vergüenza sería algo positivo, ¿no?  Pero no es este el sentido que tiene en la imagen.

2) La vergüenza como remordimiento o sensación de ridículo:

Usamos también esta palabra para describir lo que sentimos cuando hemos hecho o dicho, o estamos haciendo o diciendo, algo que no está bien, que no es correcto o adecuado, algo malo, algo ridículo. Sentimos o pasamos vergüenza o nos sentimos avergonzados cuando, por ejemplo, estamos hablando mal de alguien y esa persona aparece de repente, o cuando nos caemos en la calle.

Para las situaciones o estados de cosas que producen este tipo de vergüenza (cosas que están mal hechas o que son ridículas), usamos también el adjetivo vergonzoso/a. Por ejemplo, podemos decir:

Es vergonzoso cómo está esta calle de sucia. No sé para qué pagamos impuestos.

También aquí parece que sentir poca vergüenza sería algo positivo. Pero este tampoco es el sentido que tiene en la imagen.

3) La vergüenza como dignidad:

En la expresión tener vergüenza, esta palabra significa tener 'amor propio, dignidad, autoestima'. Es más frecuente que se use en un sentido negativo: no tener vergüenza o tener poca vergüenza. De este significado proviene el uso de la palabra un/a sinvergüenza, que se aplica a las personas que hacen cosas indignas. Y este es el sentido de la imagen: poca vergüenza se asocia siempre con un significado negativo.

Un ejemplo de alguien que tiene poca vergüenza o que no tiene vergüenza podría ser el de las personas que le quitan el cubo de la basura al dueño de esta tienda:


no me quitéis el cubo
Calle San Pedro Mártir

A las personas que le quitan los cubos a este tendero se les podría aplicar también esta otra frase:


gentuza como tú hay poca
Calle del León

Gentuza viene de gente, y es una forma despectiva, negativa. Si decimos de una persona o un grupo de personas que son gentuza, les estamos insultando, les estamos diciendo que son personas despreciables.

En conclusión, que no sé si ir al bar Poca vergüenza o no, porque ¿a qué tipo de gente me encontraría allí?

Bueno, para que recuerdes de manera más visual todo lo que he explicado hasta ahora, lo resumo en esta imagen:


vergüenza


Bueno, querido o querida, aquí te dejo. ¡Hasta pronto!




viernes, 1 de septiembre de 2017

Vuelve a casa

¡Hola! ¿Qué tal estás? Creo que nunca había estado tanto tiempo sin publicar en el blog, así que me parece que hace muchísimo que no te escribo. ¿A ti también te ha parecido mucho tiempo?

Este verano he estado muy poco tiempo en Madrid. Pero al final, he cumplido la petición de esta pintada y he vuelto:

Vuelve a casa
Calle Fuencarral

¿Quién puede haber escrito esta pintada: unos padres a su hijo o hija, una persona a su pareja...? ¿Qué historia habrá detrás de estas palabras?

En el español de España, cuando la palabra casa aparece en una expresión de lugar (o sea, cuando responde a las preguntas ¿dónde?, ¿a dónde?, ¿desde dónde?, etc.), no usamos delante el artículo la, y decimos: me voy a casa, están en casa, vamos a casa de María, etc. Esto no es lo habitual; usamos casi siempre el artículo en esta construcción: estamos en la playa, voy al supermercado, ven a la escuela, etc.

Pero si alguien dice estoy en la casa, probablemente le preguntarán: ¿en la casa de quién? o ¿en qué casa?, porque no se entendería que está en su propia casa. Así que entendemos que la persona de la pintada (en la foto de arriba) se marchó, se fue de su propia casa.

Algo muy parecido pasa con la palabra clase. Los españoles solemos decir estoy en clase, salimos de clase, ven a clase, etc. Así que, como ahora va a empezar el curso, te pongo aquí mi propia pintada:


vuelve a clase


No pasa lo mismo en todas las zonas donde se habla español, y en otros países es muy frecuente, en estas mismas frases, usar el artículo la delante de las palabras clase y casa.

Y hablando de vuelta a casa, te voy a poner unas fotos de uno de mis viajes, a ver si sabes dónde he estado. ¡Aparecen muchas palabras en español, pero también en otros idiomas!









¡Espero que hayas pasado también unas estupendas vacaciones! Ahora empezaré a pasear por Madrid para traerte nuevas imágenes y noticias. ¡Hasta pronto!




lunes, 26 de junio de 2017

Ya, ya

Hace un par de meses, en un viaje a Lisboa (Portugal), vi esta obra de una artista callejera valenciana, Julieta XLF:

ya ya ya
Lisboa (Portugal)


La razón por la que pongo aquí la foto no es la obra de Julieta (que, por otro lado, me gusta mucho), sino las palabras que están debajo, que no sé si también las escribió ella o alguien las escribió después: ya ya ya.

La palabra ya  es de uso muy frecuente y puede tener varios sentidos, así que hoy le voy a dedicar toda esta entrada.

El uso principal de esta palabra es el que aparece en el nombre de este establecimiento del barrio de Chueca, en Madrid:

ya no me duele
Calle Libertad

Es un buen nombre para este tipo de establecimiento, ¿verdad? Antes me dolía alguna parte del cuerpo, vengo a este centro de fisioterapia y masajes, y después de eso, ya no me duele. Eso es lo que dice la palabra ya, que algo ha cambiado del pasado al presente. 

La palabra que expresa justamente lo contrario es todavía, como puedes ver en esta imagen que hice hace un tiempo para mi clase:


ya y todavía


El sentido de la palabra ya parece un poco diferente en esta pintada, pero en realidad es el mismo:


despierta ya
Plaza de la Corredera (Córdoba)

Alguien no se ha despertado todavía, y con el imperativo despierta, la persona que ha escrito esto, le está pidiendo que se produzca un cambio. 

Seguramente esta frase te parecerá un poco rara. Se parece a algo que los niños cantábamos cuando íbamos a algún espectáculo que empezaba con retraso: Que empiece ya, que el público se va, la gente se marea y los niños se mean. Yo la entiendo como una llamada de atención para que despertemos, porque vivimos semidormidos por las preocupaciones diarias y las muchas noticias que nos llegan. Intenta despertarnos usando esta frase, que recuerda la canción infantil, para llamar nuestra atención.

Como te he dicho arriba, la palabra ya tiene otros usos y en algunos casos casi se usa como una marca o marcador conversacional. Te dejo aquí un resumen visual de los usos más importantes:

usos de la palabra ya


Y con esto me despido ya hasta septiembre. Me voy a tomar unas buenas vacaciones, con un poco de desintoxicación digital. ¡Hasta el mes de septiembre y buen verano!


lunes, 19 de junio de 2017

No es lo que era

la zalamera donde comer es lo que era
Avenida de Reina Victoria

la zalamera donde comer es lo que era
Avenida de Reina Victoria

No sé si recuerdas que hace unos meses te hablé de la moda reciente de ponerles nombres femeninos, muchas veces con el artículo la más un adjetivo, a todo tipo de establecimientos, pero sobre todo bares y restaurantes. Puedes ver muchos más ejemplos en la entrada La Doña.

Pues aquí tienes un ejemplo más, con un adjetivo que me gusta mucho: zalamero/a. Una persona zalamera es alguien que hace frecuentes demostraciones de cariño (con besos, abrazos o palabras), a veces exageradas, y que quiere conseguir algo haciéndolas. Si la persona no quiere conseguir nada, no usamos esta palabra sino otras, como mimoso/a o cariñoso/a. Sin embargo, zalamero no es muy negativa; para el mismo concepto, si queremos ser más críticos, usamos otras palabras, como pelota, adulador/a o el taco lameculos.

El origen de zalamero es muy curioso: como muchas palabras del español, viene del árabe, y en concreto de la palabra salam 'paz' (que se usa en el saludo árabe salam aleikum), y se empezó a usar refiriéndose a las personas que continuamente estaban saludándote y deseándote paz.

Pero, además del nombre, este restaurante me llamó la atención por la frase que viene a continuación: donde comer es lo que era. La frase ya no es lo que era es casi una expresión para decir que algo o alguien ha cambiado. Veamos algunos ejemplos:


Vivir como un cura ya no es lo que era

La rutina de un sacerdote rural con 15 parroquias es frenética

(www.elpais.com)

En España, vivir como un cura significa 'vivir muy bien', o sea, comer bien, trabajar poco, etc. En este artículo, en cambio, nos cuentan cómo ha cambiado la vida de los curas que trabajan en zonas rurales, y que ahora tienen mucho más trabajo.


El 7 de enero ya no es lo que era


La liberalización del periodo de rebajas y el consiguiente adelanto de las ofertas durante las fiestas navideñas hacen del inicio oficial de la campaña una jornada más tranquila de lo habitual. Las colas no comenzaron a formarse hasta media mañana.


(elcorreoweb.es)

Antes, el día 7 de enero había colas enormes en las puertas de las tiendas porque empezaban las rebajas de enero. Ahora, cada tienda hace rebajas cuando quiere, por eso el 7 de enero ha perdido importancia.

¿Y por qué el restaurante La Zalamera usa esta frase para decir que allí comer es lo que era? Pues porque los restaurantes han cambiado muchísimo en España en todos los aspectos (decoración, carta, cantidad, etc.). Aunque yo pienso que ha habido muchos cambios positivos (por ejemplo, ahora puedes encontrar comida de todo el mundo en Madrid), para muchos comer en un restaurante ya no es lo que era. Eso piensa el humorista Agustín Durán, que nos da su opinión sobre los restaurantes modernos en este monólogo:



La frase ya no es lo que era se usa muchas veces con nostalgia: lo de antes era mejor que lo de ahora, así que se expresa el deseo de volver al pasado. Por eso, voy a aprovechar para mostrarte las palabras con las que expresamos ese sentimiento en España: la nostalgia o añoranza.

expresar nostalgia


Y para nostalgia, la que expresa esta pintada:

que vuelva el campo
Oviedo (Asturias)

Nostalgia de la naturaleza, del paraíso perdido... ¿Y tú, qué echas de menos, qué añoras, a quién extrañas? 

¡Hasta pronto!






jueves, 15 de junio de 2017

Robado sabe mejor



Hace ya bastantes años, muchas de las personas que entraban a pedir dinero en el metro decían una frase muy curiosa que se ha quedado en la memoria de la mayoría de los españoles: Es triste pedir, pero más triste es robar. La verdad es que la frase era un poquito fuerte, porque sonaba casi a una amenaza; era como si dijeran: Cuidado, te estoy pidiendo dinero por las buenas, pero mejor dámelo, porque si no podría robarte.

He recordado esta frase al encontrar estas pintadas, especialmente la segunda, la que está en verde, porque la idea que defiende es la contraria: Mejor robar que pedir (pedir, cuando no se especifica qué se pide, normalmente transmite la misma idea que mendigar).

no mendigues lo que puedes robar
Calle Tribulete



En nuestra época, las desigualdades sociales han aumentado: hay más gente que pide dinero o ayuda, más mendigos, más gente sin techo. Y al mismo tiempo, desgraciadamente, en las sociedades occidentales se extiende la aporofobia, que es el nombre técnico para el odio, miedo o rechazo que muchas personas sienten hacia las personas pobres. 

Quizá por eso, muchas de estas personas prefieren robar a pedir. Y además...


robado sabe mejor
Corredera de San Pablo



Como esto estaba escrito en la puerta de un supermercado, aquí saber se refiere al sabor de la comida, y no al conocimiento. Quiere decir que la comida que robas tiene mejor sabor que la comida que compras. Quizá sea verdad: la comes con más satisfacción porque robarla es peligroso, y has conseguido superar ese peligro. Pero tengo que reconocer que no me he arriesgado nunca a comprobar si es verdad, y espero no tener que hacerlo nunca.

Hay otro tipo de robos que no tienen ninguna relación con las personas pobres y que, sin embargo, en España no son castigados tan duramente. El sistema legal español protege, sobre todo, la propiedad individual, y por eso es más fácil ir a la cárcel por robar comida en un supermercado que por robar dinero público (o sea, el dinero del estado, el dinero que es de todo el país).

De estos robos nos hablan los siguientes carteles:


nos roban de la hucha
Hospital Clínico


nos roban de la hucha
Hospital Clínico



Estos carteles protestan contra los intentos de privatización de algunos hospitales públicos (de los que te hablé en El chocolate del loro hace tiempo y que todavía continúan). Estos hospitales se han pagado con el dinero de todos los ciudadanos (bueno, menos algunos, que practican otro tipo de robo: no pagar impuestos) y ahora los beneficios se los llevarían empresas privadas.

Lucha rima con hucha. ¿Conoces esta palabra? Llamamos hucha a cualquier objeto que nos sirva para guardar dinero poco a poco con la intención de ahorrar y más tarde usarlo. Las más típicas tienen esta forma: 




La palabra hucha también se puede usar como metáfora: no para un objeto sino para cualquier otro lugar o mecanismo que permita guardar un dinero para conseguir un objetivo. Así, por ejemplo, en España se habla de la hucha de las pensiones para referirse al conjunto del dinero que hace muchos años se reservó para pagar las pensiones (y del cual, por cierto, casi no queda nada ahora, porque el Gobierno actual lo ha gastado en otras cosas).

En conclusión: los gobernantes nos roban porque nos quitan nuestro patrimonio, o sea, nuestra propiedad colectiva, para dárselo a otras personas. Este tipo de robos casi nunca tiene castigo.


En el último cartel de hoy aparece otra idea interesante:


robar un banco
Calle Hierbabuena



El autor del cartel piensa que es un delito mayor fundar un banco que robarlo. Y es que, como te conté con más detalle en Bancos al banquillo, los bancos -y los banqueros, claro- son los mayores culpables de la crisis económica en España. Y siguen siéndolo: la semana pasada, un banco español se vendió por un euro a otro banco, y muchas personas que habían invertido en él se han quedado sin su dinero. Eso sí, sus directivos se van a casa con pensiones de varios millones de euros. 

Pues a mí me parece que muchas veces es verdad lo que dice este cartel. Como dice el refrán, quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. ¿Y a ti, qué te parece? 

¡Hasta pronto!