miércoles, 22 de abril de 2015

Eres un solete

Estamos en abril, y el refrán más repetido en estas fechas es En abril, aguas mil (o sea, que en abril suele llover mucho), pero en esta tienda de café han inventado un nuevo refrán:



solete
Cafés La Mexicana - Calle Pensamiento

Pues sí, en abril empiezan a salir las flores de las plantas, y hay días con un sol muy agradable, que todavía no quema. Y, por supuesto, es un buen mes para tomar café (como todos los meses).

Las palabras abrilete y solete vienen de abril y sol, con el diminutivo -ete, que no se usa mucho pero está asociado (al menos en España) a algunas palabras muy utilizadas, tanto adjetivos como sustantivos. Aquí están algunas muy comunes:


sufijo ete


¿Puedes ver de dónde vienen? Tenemos tres sustantivos: solete, de sol; culete, de culo; vejete, de viejo (pero usado como sustantivo) y dos adjetivos: regordete/a, de gordo/a y majete/a, de majo/a. Todas se usan con un sentido cariñoso, afectivo, como en estos ejemplos:

- ¡Qué chico más majete! Siempre está dispuesto a hacer un favor.

- Fíjate el vejete ese que va por la plaza, ¡qué majo parece!

- ¡Qué niño más regordete y más guapo! ¡Y qué culete tiene!

- ¡Eres un solete de jefe! ¡Gracias! De verdad que necesitaba estas vacaciones.


Solete se usa mucho como la he usado en la última frase, como una expresión de elogio, igual que podemos decirle a alguien que nos parece muy buena persona "Eres un sol".

Por cierto, si quieres conocer más expresiones relacionadas con el sol, date un paseo por la entrada Un sol de justicia.

¡Que disfrutes del solete de abril!



2 comentarios:

  1. En principio, las palabras terminadas en -e son comunes en cuanto al género. El/la estudiante, el/la cantante, el/la conserje, el/la gobernante... También lo son otras que a veces se cambian innecesariamente de género, como la espeolóloga jefe, la cliente, etc. Por lo que las terminaciones en ete, de forma general, lo son igualmente, por lo que se diría la vejete (y no vejeta), la majete (y no majeta), etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días y gracias por tu comentario. No estoy de acuerdo en eso que llamas "cambios innecesarios"; si los usuarios de la lengua los hacen, es porque los consideran necesarios, y son los usuarios los que construyen una lengua a lo largo de los siglos, no las academias ni las gramáticas. Me parece bien que la gente diga "la jefa" y "la clienta", y si no me pareciera bien, tendría que aguantarme igualmente, porque los profesores y los lingüistas no somos más dueños de la lengua que el resto de la sociedad. Por otro lado, hasta la Academia de la Lengua recoge en su última gramática los cambios de algunos sustantivos terminados en -e: "infanta", "dependienta", "presidenta", "nena", "alcahueta", "jefa", etc. En cuanto a "vejete", "regordete" y "majete", los adjetivos que terminan en -ete y -ote suelen cambiar su terminación: grandote/ota, regordete/eta, machote/a, etc. En el caso de "vejete", por motivos que ignoro, solo se usa para hombres y cuando se habla de mujeres se prefieren formas como "viejecita" o "viejecilla", al menos en el español de España. Hasta otra ocasión

      Eliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.