domingo, 22 de diciembre de 2019

Callejeando por Carcaboso

Hace un par de semanas fui a pasar el fin de semana al norte de Cáceres (provincia de Extremadura), una zona que me encanta y a la que te recomiendo ir cuando quieras disfrutar del paisaje, ver pueblos bonitos y comer bien.

Aunque estuvimos en varios pueblos, hoy te quiero hablar de uno que me llamó la atención. Se llama Carcaboso, y, aunque es una población bastante antigua, siempre ha sido un pueblo pequeño, de poco más de mil habitantes. No es un pueblo bonito, como otros de los que te he hablado en otras entradas, aunque tampoco es feo. Es un pueblo normal, como tantos otros. Sin embargo, me encantaron muchos detalles que vi en él y que me hablan de convivencia, de generosidad, de respeto por la cultura y por el medio ambiente.

En realidad fuimos a este pueblo porque habíamos visto en televisión una noticia sobre él. Contaba que habían puesto grandes imágenes relacionadas con el cine clásico en muchos muros. Y, efectivamente, fue muy divertido recorrer el pueblo buscando las imágenes e identificando las películas. No te voy a poner todas las fotos porque son muchas, pero sí algunas. Estas primeras son fotogramas de películas muy, muy clásicas. ¿Las conoces?


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Como puedes ver, sobre los fotogramas en blanco y negro han añadido objetos de color. En estos objetos aparecen los colores y la forma de la bandera de San Jovita, que es el patrón de Carcaboso. Y quedan bien estos detalles en color, ¿verdad?

No podían faltar algunos clásicos españoles, claro. En concreto había dos:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


El primer fotograma es de la película Bienvenido, Mr. Marshall (Luis García Berlanga, 1953). Es una comedia muy divertida pero también muy crítica. ¡No te la puedes perder si te gusta el cine de verdad y te interesa el cine español!

El segundo está puesto en el lugar adecuado del pueblo, la cabina de teléfonos. Es una imagen del mediometraje La cabina (Antonio Mercero, 1972), donde se cuenta la historia de un hombre que queda encerrado dentro de una cabina. ¡Una fantástica obra también!


La excusa para ir a Carcaboso fue esta, ver los carteles de cine. Pero encontramos mucho más. Te cuento.

Cuando llegas a la parte central del pueblo, lo primero que ves es una pequeña placita con un pequeño jardín. En ese jardín encontramos esto:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


La piedra o escultura es una imitación de los antiguos miliarios romanos, que se ponían en los caminos construidos (las calzadas) cada milla (la milla romana es más o menos el equivalente a un kilómetro y medio actual); se llamaban miliarios porque medían los mil pasos, o sea, la milla, igual que, como te expliqué en la entrada A un paso, en el siglo XVIII en España se llamaban leguarios porque medían las leguas. Con toda seguridad, eligieron poner un miliario en la plaza porque en Carcaboso, que fue un lugar por el que pasaban frecuentemente los romanos, se conservan varios de época romana.

Pero lo más bonito es que en el centro del pueblo tengan algo para señalar dónde está la concordia, o sea, la armonía y el acuerdo, en este caso entre vecinos. Y creo que son precisamente las muestras de concordia y buena voluntad lo que distingue a este pueblo.

Por ejemplo, en muchos de los bancos encontramos mensajes con versos o con frases que invitan a la cordialidad, a la ayuda, para conseguir una buena vecindad (una buena relación entre vecinos); otros invitan a cuidar el entorno, y, en general, tienen un tono optimista. Aquí puedes ver algunos:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso



Aprende español: Callejeando por Carcaboso



Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


El último mensaje seguro que te ha parecido un español un poco raro, ¿verdad? Es la traducción del penúltimo a una lengua que solamente se habla en una pequeña zona del norte de Cáceres, la fala extremeña o fala de Xálima. Es una lengua que procede del antiguo galaico-portugués, con influencia del leonés.

Había más mensajes traducidos a la fala, pero este me gustó especialmente no solo por su significado ('hay que dar si quieres recibir'), sino porque esta frase viene de una canción de Jorge Drexler -un cantautor uruguayo que vive en España- que me gusta mucho, y que es esta:




En Carcaboso encontramos muchos más mensajes callejeros. En las papeleras, por ejemplo, pero también en pequeños cubos colgados de las farolas o de los bancos, como estos, que recuerdan a los habitantes y visitantes la necesidad de mantener el entorno limpio y sano:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


La moda -un poco infantil- de decir porfi en lugar de por favor no solo es de esta palabra; hay mucha gente que dice -y escribe, sobre todo en las redes sociales- holi en lugar de hola. Pero quizá el mensaje de la foto lo ha escrito un niño, no lo sé.

Cerca de la escuela de adultos del pueblo encontramos un gran mural que resume la filosofía de muchos de sus habitantes:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso



En el mural aparecen muchos niños, pero también personas de otras generaciones. Representa, pues, el apoyo intergeneracional y la transmisión de la tradición. Por eso vemos a una mujer ya mayor, que es la que teje (hace punto, lo que puedes ver debajo que está haciendo) y probablemente está enseñando a su nieta:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso



Y hay muchas otras cosas dentro de este mural, por ejemplo un libro:


Aprende español: Callejeando por Carcaboso


Me gusta que, además de apreciar y fomentar la solidaridad, el cuidado del medio ambiente, la transmisión de las tradiciones, la comunicación intergeneracional, etc., hagan un homenaje a una escritora, Dulce Chacón. Esta escritora del siglo XX no era de Carcaboso, pero sí extremeña; fue conocida sobre todo por sus novelas, pero también escribió poemas, y la frase que aparece en el libro de la foto es el primer verso de este poema, La construcción de un sueño:

Siempre hay tiempo para un sueño.
Siempre es tiempo de dejarse llevar
por una pasión que nos arrastre hacia el deseo.
Siempre es posible encontrar la fuerza
necesaria para alzar el vuelo y dirigirse hacia
lo alto.
Y es allí, y solo allí, en la altura, donde
podemos desplegar nuestras alas en toda su
extensión.
Solo allí, en lo más alto de nosotros mismos,
en lo más profundo de nuestras inquietudes,
podremos separar los brazos, y volar.

Yo me volví a Madrid y allí quedó Carcaboso, donde la gente sigue construyendo sus sueños... ¡Sigue tú también construyendo los tuyos! ¡Hasta pronto!


jueves, 12 de diciembre de 2019

La receta del amor

Ya he dedicado otras entradas a mostrar mensajes callejeros de amor. Pero el amor es tan universal y está tan presente en nuestras vidas que no dejo de ver pintadas, anuncios, etc., que se refieren a él. Así que hoy nos damos otro paseo para ver qué opina, siente o propone la gente sobre él.

Hay gente que declara su amor a una persona en los muros de las calles:          


Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor
Calle Augusto Figueroa

Que llame a su amor arepita hace pensar que se trata de una persona de Latinoamérica, quizá de Colombia, de Bolivia o de Venezuela, donde se comen mucho las arepas, unas tortas de maíz rellenas que ahora también se están haciendo populares en España. Me hace gracia, es como si un español llamase a su pareja tortillita o paellita, ¿no?

¿Y cuánto quiere esta persona a su arepita? Muchísimo, porque de aquí (la Tierra) a la luna hay muchísima cantidad de kilómetros.

Menos cariñosa, pero más original, es esta otra declaración de amor:


Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor
Zaragoza

Supongo que conoces la expresión al revés, pero si no, la imagen te sirve para aprenderla, porque la frase esta escrita al revés, o sea, al contrario del orden normal.


Y ahora vemos una expresión que no es en realidad una declaración de amor, sino una frase que se usa siempre en broma. En los espacios que el Ayuntamiento de Madrid tiene para publicidad, muchas veces, cuando no hay publicidad, aparece este mensaje:


Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor
Calle Bravo Murillo

Supongo que ponen esa frase para llamar la atención. Pensemos en ella: ¿por qué se habla de truchas, un pez de río que se come mucho en España? Pues simplemente para hacer una rima. El masculino trucho rima con la palabra mucho. Pero esta forma masculina solo la usamos en esta expresión; en la pescadería y en los restaurantes pedimos trucha, y nos da igual si es una trucha macho o una trucha hembra.


En un paso de peatones del Madrid más antiguo me encontré esta pintada poética que pide más amor, en general:

Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor
Calle Segovia

Estoy de acuerdo: con tanto estar pendientes de redes sociales y mensajes de todo tipo que recibimos en el móvil o en el ordenador, muchas veces nos olvidamos de dedicar tiempo a las personas, de dar y recibir amor (y no solo de nuestra pareja, también de los amigos y la familia).


También en las calles encontramos mensajes que nos hablan de lo que es amor y lo que no. Por ejemplo, esta pintada:

Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor
Calle de las Mercedes

Esta palabra tiene dos significados diferentes según la usemos en singular o en plural: celo significa 'cuidado e interés que ponemos cuando hacemos algo', 'cinta adhesiva' o 'periodo en el que algunos animales sienten excitación sexual' , mientras que celos se usa, sobre todo, para hablar del sentimiento que tiene una persona que piensa que la persona amada siente amor o tiene una relación con otra persona. 

Según la pintada, los celos no son amor. Porque si una persona siente celos, es porque no confía en su pareja; y, si encima tiene celos sin tener motivo para tenerlos, es porque tiene un deseo de posesión de la otra persona. Y esto tampoco es amor de verdad. 

¿Y en qué consiste el amor verdadero? En este restaurante madrileño nos dicen cuáles son los ingredientes del amor:


Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor


Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor
Calle Santa Engracia

Amor (categoría 'reserva', como un buen vino), paciencia, abrazos, besos, cariño, apoyo mutuo cada día, ¿echas de menos algo importante en la receta? ¡Yo creo que es una receta muy completa! Y vale para el amor de pareja pero también para el amor entre dos personas que conviven, sea cual sea su relación. Dan ganas de entrar en el restaurante a ver si nos reciben con abrazos y cariño, ¿no?


Y para completar este tema, te dejo con algunos refranes que hablan sobre el amor. ¿Con cuáles estás de acuerdo y con cuáles no?


Aprende español callejeando por Madrid: La receta del amor



viernes, 29 de noviembre de 2019

Darle al coco

En los últimos tiempos han aparecido en Madrid, como, imagino, en otras ciudades, locales dedicados a los juegos de escape, los escape rooms. En el barrio de Lavapiés, por ejemplo, vi este, que tiene un nombre que me hizo gracia:

Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco


Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Calle de San Cayetano

El coco se usa muchas veces informalmente como metáfora de 'cabeza'. Y esta expresión, darle al coco, significa 'pensar'. Claro, para conseguir salir de estos lugares de juego, tienes que pensar en cómo resolver los enigmas, las adivinanzas, las preguntas que te van planteando; así que hay que pensar, mucho y rápidamente.

Está bien que esté de moda una actividad que nos anime a pensar, porque, con tanto entretenimiento e información que recibimos cada día, raramente nos paramos a hacer eso tan simple y tan importante: pensar. Y claro, perdemos agilidad mental.

También me gusta el anuncio de este nuevo local de Madrid:


Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Calle Marqués de Santa Ana

Este local ahora ya ha abierto, se llama Espacio Vian, y ofrece muchas actividades culturales interesantes: exposiciones, talleres, etc. Un espacio para aquellos a los que les gusta pensar.

¿Y qué diferencia hay pensativo y pensador? Las dos palabras nos hablan de personas que piensan, pero desde un punto de vista diferente. Decimos que alguien es un pensador o una pensadora cuando se dedica a analizar y estudiar de manera profunda algo que después, normalmente, da a conocer; así, por ejemplo, son pensadores los filósofos, y también pueden serlo algunos economistas, psicólogos y personas reconocidas de otras profesiones. En cambio, pensativo/a se usa para describir el carácter o el estado de ánimo de una persona que está muy metida en sus pensamientos, sin hacer mucho caso de lo que hay a su alrededor.

Pues está muy bien que los pensadores pensativos o los pensativos pensadores tengan en Madrid un espacio donde pensar y transmitir sus pensamientos a otros, ¿no?

Pero en las calles también encontramos a veces frases que expresan pensamientos interesantes y  originales, así que, ya que hablamos de pensar, te voy a mostrar algunos de ellos.


Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Sevilla

Cuando una persona no encaja, significa que no se adapta perfectamente a lo que esperan las personas de su entorno; puede ser porque es una persona que piensa diferente, o porque se comporta de manera diferente. Para la persona que escribió esto, que los demás piensen que es diferente es un piropo, o sea, un halago, algo positivo. Y es porque considera que lo que piensa o hace la mayoría de la gente del planeta no es positivo. ¿Cómo lo ves tú? ¿Crees que esta persona es un poco arrogante o te identificas con ella?


Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Calle Embajadores

Esta frase que ha escrito El Rey de la Ruina en uno de sus corazones es curiosa. Una tara es un defecto, y, aunque usamos más esta palabra para hablar de objetos y no tanto de personas, sí que usamos frecuentemente el adjetivo tarado/a como insulto con el valor de 'loco, tonto'. El Rey de la Ruina nos invita a que cada uno de nosotros disfrutemos de nuestros defectos. Probablemente nos quiere decir que no nos tomemos a nosotros mismos muy en serio, que no intentemos cambiarnos y ser mejores todo el tiempo, y que asumamos nuestros defectos, porque todos los tenemos. 


Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Calle San Mateo
Este verso de Neorrabioso nos lleva otra vez a los defectos. Nos dice que él tiene los defectos y las virtudes completamente unidos, pegados con Loctite, uno de los pegamentos más fuertes que existen. Puede que nos quiera decir que las virtudes exageradas se convierten en defectos. Por ejemplo, ser cariñoso es una virtud, pero si eres demasiado cariñoso puedes resultar pesado. ¿Se te ocurre alguna otra interpretación?

Termino con una frase para la que no encuentro un significado claro. ¿Qué crees que quiere decir?


Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Calle Pozas

Hay otro mensaje que quería poner en último lugar porque me hizo mucha gracia verlo en un escaparate de una tienda, que no me parecía el sitio donde encontraríamos un mensaje así:

Aprende español callejeando por Madrid: Darle al coco
Paseo de Extremadura


Si no le damos un sentido religioso, podemos entender éxtasis como un placer, una admiración o una alegría muy, muy intensos, que nos hacen olvidar el resto del mundo. Y si lo entendemos así, ¡los dueños de esta tienda son gente muy optimista! Ojalá sea verdad y existan pensamientos que nos lleven al éxtasis, ¿no?      

Y antes de terminar, quiero ponerte un enlace por si tienes dudas con el uso del verbo pensar; al final de esta entrada te explico la diferencia entre pensar hacer algo y pensar en hacer algo.


Y a ti, ¿te gusta darle al coco? ¿Qué tal si compartes de vez en cuando tus pensamientos conmigo como yo los comparto contigo?

¡Hasta pronto!


domingo, 17 de noviembre de 2019

Échale guindas al pavo

Aprende español callejeando por Madrid: Échale guindas al pavo
Calle Pelayo

Esta galería de arte y diseño del barrio de Chueca tiene un nombre peculiar: échale guindas. Las guindas son una fruta, un tipo de cereza. Pero, claro, cuando leemos este nombre nos preguntamos: ¿quién es ese le al que le echan guindas?

Pues ese le es un pavo (el animal que en muchos países se come asado en Navidad y en otras fiestas), porque en España hay una expresión que dice: Échale guindas al pavo, y que expresa sorpresa, asombro por algo que es difícil de hacer. La expresión no se usa mucho actualmente, la verdad, pero todo el mundo conoce esta frase porque procede de una canción muy popular. La canción apareció por primera vez en una película de 1936 que fue un gran éxito y de ella se han hecho muchísimas versiones. Seguro que si a cualquier español le dices échale guindas al pavo, será capaz de cantarte lo siguiente: 

Échale guindas al pavo, pavo,
échale guindas al pavo, pavo,
que yo le echaré a la pava.

El origen de la expresión es un poco largo de contar, así que te envío a un artículo de la revista Yorokobu por si te interesa.


El nombre de la galería se parece mucho al comienzo de la frase de este anuncio, pero cambiar guindas por huevos no es un cambio pequeño:


Aprende español callejeando por Madrid: Échale guindas al pavo
Estación de metro de Tribunal

Es el anuncio de un restaurante donde preparan un plato con setas -producto típico del otoño- con trufa, jamón y huevos. Pero lo de echarle huevos al otoño tiene un doble sentido. Ya te he hablado en otra ocasión de algunos de los muchos usos que tiene la palabra huevo en español, además de hablar de un alimento. Echarle huevos a algo significa, concretamente, tener valor y afrontar algo con toda tu valentía y tu esfuerzo.       

Un ejemplo:

(Conversación entre dos compañeros de trabajo)

- Es que no me atrevo a hablar de eso con el jefe.
+ ¿Y por qué no? Échale huevos y díselo, si no siempre vas a estar con el mismo problema.


En el anuncio de arriba, nos quieren transmitir el mensaje de que, si tomas este plato, afrontarás mejor el otoño. Usan, claro, una expresión vulgar, un taco, pero, ya sabes que muchos españoles usan este tipo de expresiones con demasiada normalidad. 

Fíjate, incluso el Ayuntamiento de Madrid hace unos meses puso estos carteles en las puertas de los mercados municipales, con el mismo juego de palabras, para animar a la gente a comprar en los mercados:


Aprende español callejeando por Madrid: Échale guindas al pavo
Calle Bravo Murillo



Aprende español callejeando por Madrid: Échale guindas al pavo.
Calle Embajadores

Muy diferente es el nombre de esta floristería del barrio de Lavapiés. Echarle flores a alguien es una expresión que significa 'hablar muy bien de una persona, decir cosas muy buenas de ella, en su presencia'. Si se usa, como en esta tienda, en forma reflexiva, significaría 'decir cosas muy buenas de uno mismo'. 

Un par de ejemplos:

(Un comentario en un blog y la respuesta al comentario)

Excelente tu blog, realmente con cuanta alegría celebro este tipo de propuestas, tan variada, tan profunda. Te felicito.
Gracias
Santiago Ocampos

Gracias, Santiago. ¡Menudas flores me echas! Me honra mucho recibir este tipo de elogios. Y más de personas como tú.  Un abrazo.

Anna Rosell


(En una noticia sobre Youtube)

La plataforma aprovechó el espacio para echarse flores sobre lo bien que le ha funcionado Cobra Kai, serie que ha renovado por una tercera entrega, y que según sus informes, alcanzó 20 millones de visualizaciones en seis días.
(http://fueradeseries.com)


Con el nombre Échate flores, creo que en la floristería de Lavapiés nos animan, en realidad, a regalarnos flores a nosotros mismos. 


Ya te habrás dado cuenta de que los ejemplos que he elegido para el paseo de hoy tienen frases con el verbo echar, ¿verdad? Y es que este verbo es uno de los más usados en español, con diferentes significados, matices y combinaciones. A veces lo usamos como verbo reflexivo (echarse), a veces como verbo no reflexivo (echar), y otras veces, como te conté en la entrada Abre las aulas, se une a otro verbo para expresar el significado de 'empezar a hacer algo'.

Es imposible poner en una sola imagen todos los usos de este verbo, así que te tendrás que contentar con algunos de los más habituales:


Aprende español callejeando por Madrid: Échale guindas al pavo


Y esta última expresión, echar algo a suertes, es la que utilizan en el estribillo de esta canción. Es una canción del dúo Ella baila sola, en versión de Bely Basarte. Con su preciosa voz te dejo. ¡Hasta pronto!










lunes, 4 de noviembre de 2019

La casa de la poesía

En el viaje a Covarrubias del que te hablé en la entrada anterior, paré a comer en el pueblo de Lerma, en la provincia de Burgos. Dando un paseo antes de la comida, me encontré con esta escultura:

Aprender español callejeando por Madrid: La casa de la poesía
Añadir leyenda

La escultura representa al escritor José Zorrilla (1817-1893), que escribió poesía y obras de teatro. La más famosa de sus obras fue Don Juan Tenorio, que sigue representándose en muchos lugares de España, tradicionalmente, el 1 de noviembre. 

Su padre vivió un tiempo en Lerma cuando el escritor era joven, y por eso Zorrilla pasó allí temporadas de su juventud; parece ser que se enamoró de una joven llamada Catalina, a la que le dedicó muchísimos versos.

Cuando en 2017 se cumplieron dos siglos de su nacimiento, el ayuntamiento de Lerma hizo algunas celebraciones, creó la ruta de Zorrilla por la ciudad y encargó esta escultura.

Desde donde está la escultura, en la calle que baja, vi dos muros con algo pintado y allá que me fui:


Aprender español callejeando por Madrid: La casa de la poesía



Aprender español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


Es un fragmento del poema "Amor del poeta", escrito en 1836, cuando Zorrilla tenía solo 19 años. Parece que Catalina no le correspondía mucho, porque siempre estaba serena ('tranquila'), ajena al llanto y al amor (o sea, que no lloraba ni sentía amor), y por eso no oía la cantilena ('canción sentimental sencilla', esta es una palabra que casi no se usa) del poeta y no se daba cuenta de su pasión.

En el otro muro aparecen los versos más famosos de Zorrilla, de la obra Don Juan Tenorio. Don Juan es un mujeriego ('hombre que intenta conquistar a muchas mujeres') que quiere seducir a una monja, doña Inés, y le dice, cuando consigue estar con ella a solas, estos versos:


Aprender español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


Estos versos en España los conoce todo el mundo y sobre ellos se han hecho muchísimos chistes y parodias ('imitaciones humorísticas').

¿Y qué había entre muro y muro? Esta casa, que, como ves, está en venta:

Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


La sorpresa grande me la llevé cuando leí la placa que está a la izquierda de la puerta:


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


¡La casa en la que vivió Zorrilla está en venta! ¡No me lo puedo creer! Pensé que quizá sería carísima y el ayuntamiento no podía comprarla, así que entré en la página web de la agencia, donde encontré esta información:

Casa  residencia de D. José Zorrilla, 5 dormitorios, 2 cocinas,  salón, salita, recibidores, pequeño desván , 2 plantas, patio exterior.
118.000 €
Bueno, qué, ¿te apetece tener la casa de uno de los poetas más famosos de España? Porque no es cara... Me parece mentira que el ayuntamiento celebrara tanto el bicentenario ('cumplimiento de los 200 años') del nacimiento del poeta y que ahora no compre esta casa para convertirla en un museo o en un lugar de encuentro de poetas. Creo que usaron la figura de Zorrilla como reclamo turístico y nada más.


También en Lerma leí estos otros versos en la fachada de un restaurante:


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


Lope de Vega (1562-1635) fue, igual que Zorrilla, un poeta y escritor de obras de teatro muy popular, pero dos siglos antes. Escribió muchísimas obras, entre ellas la comedia La burgalesa de Lerma, que escribió justamente después de un viaje suyo a Lerma para asistir a unas fiestas de varios días ofrecidas por el rey Felipe III

Los versos son antiguos y por eso no son fáciles de entender, así que te explico lo que dicen con otras palabras: "en cuanto llegué al famoso jardín, me llegó el olor de capones ('gallos que son castrados a la edad de cuatro meses') y perdices, de zorzales y de mirlas ('diferentes pájaros comestibles'), de tortas, que incluso sin verlas, daba mucho gusto olerlas. ¡Qué maravilla será comérselos!"

Así que sí, son unos versos apropiados para la fachada de un restaurante. 

Hemos visto que la casa de Zorrilla está a la venta, y en cambio, la casa de su colega Lope de Vega sigue existiendo, más o menos con su aspecto original, en Madrid:


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía
Calle Cervantes


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


Pues sí, aquí vivió y murió, pero no nació. Nació en la calle Mayor. Actualmente su casa está decorada y amueblada como lo estaría una casa privada del siglo XVII, con muebles de la época. Se puede ver todos los días, ¡y la visita es gratuita! 

También se puede entrar al pequeño jardín donde Lope de Vega tenía su huerto ('trozo de tierra donde se cultivan cosas para comer: verduras, legumbres y árboles frutales'). Es muy agradable sentarse un rato en un sitio tan tranquilo en pleno centro de Madrid:


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


No pienses por esto que Madrid es una ciudad que cuida más la memoria de sus poetas. No es así. La conservación de la casa de Lope de Vega no se debió al ayuntamiento de Madrid sino al trabajo de otros historiadores y escritores, que lucharon por ella, y que convencieron a la Real Academia Española de que debía arreglarla. Gracias a eso se conserva en buen estado.

No pasa lo mismo con otra casa madrileña de un poeta más reciente:


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía


Aprende español callejeando por Madrid: La casa de la poesía
Calle de Vicente Aleixandre


Aunque se trata de un premio Nobel de Literatura, ni el Ayuntamiento de Madrid ni la Comunidad de Madrid ni ningún ministerio se ha ocupado de mantener esta casa, que fue durante muchos años un lugar de reunión de poetas. En ella, por ejemplo, leyó por primera vez Federico García Lorca sus Sonetos del amor oscuro, y que Vicente Aleixandre (1898-1984) quien le sugirió ese título para su libro. Lo único que ha hecho el ayuntamiento es ponerle su nombre a la calle, y la comunidad ponerle su nombre a la estación de metro más cercana.

Como puedes ver en la foto de arriba, la casa también está en venta, pero no creo que esta puedas permitírtela, porque piden por ella cuatro millones de euros. Desde hace años, la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre lucha por que las administraciones compren esta casa y la conviertan en una Casa de la Poesía, un lugar para el estudio y disfrute de la poesía y para el encuentro de poetas.

¡Ay del país que no cuida la memoria de sus poetas! ¿Pasa lo mismo con los poetas donde tú vives? ¿Se les ignora de esta manera? España es un país de poetas, sí, pero de poetas olvidados... 

¡Hasta pronto!