martes, 28 de junio de 2016

Que me caigo

Un día de estos, cuando iba camino de mi escuela, me encontré con estos animalitos pintados en una zona que está en obras:

que me caigo
Calle Beneficencia

Y pensé: "¡Yo también me caigo, pero de cansancio!" Necesito descansar y mucho, necesito un verano largo como los de la niñez, con sus momentos aburridos por no tener nada que hacer, y lleno de momentos agradables con mi pareja y mis amigos, con la gente que trae alegría a mi vida.

Es posible que te preguntes por qué han escrito ¡que me caigo! y no simplemente me caigo. Ese que (sin acento) lo usamos a menudo en exclamaciones con las que queremos llamar la atención del oyente. Por ejemplo:

¡Eh, que estoy aquí! (cuando alguien pasa buscándonos y no nos ve)

¡Oye, que yo también quiero tarta! (si la persona que está repartiendo la tarta da a otras personas pero no a nosotros)

Podríamos decir estas frases sin que y serían perfectamente correctas. Esta palabra solamente añade el sentido de algunos verbos que no decimos antes del que, como por ejemplo: Date cuenta de que, fíjate en que.


Volviendo al tema del principio, durante este curso he tenido experiencias de todo tipo: emocionantes, divertidas y muy duras. De ahí la necesidad de descansar. Pero no te preocupes, querido lector, que no me voy a caer, porque...

soy como el junco
Calle Sombrerete
Los juncos son esas hierbas que crecen al lado de los ríos: son delgadas y flexibles, y el viento las mueve a un lado y a otro. Por su flexibilidad, se han usado tradicionalmente para fabricar muchos objetos.



Con todo lo que te he dicho, seguro que ya te imaginas que me estoy despidiendo para todo el verano, y así es. Este descanso veraniego (adjetivo que viene de verano) va a ser también un descanso de la vida virtual. ¡Hasta el mes de septiembre!




Un abrazo,



domingo, 26 de junio de 2016

Se vende




venta al mayor
Plaza de Tirso de Molina

Cuando paseamos por la zona de Tirso de Molina, nos encontramos frecuentemente con carteles como este en las puertas y escaparates de las tiendas. Podríamos pensar que son tiendas que solamente venden artículos para viejos, porque mayor es la palabra que más usamos para sustituir a la palabra viejo. A nadie le gusta que le llamen viejo, por eso imagino que en todas las lenguas existen estas palabras más suaves, que llamamos eufemismos. Así que hablamos muchas veces de los centros de mayores, de la universidad para los mayores o de actividades para mayores, por ejemplo. Hasta hace poco tiempo, se usaba mucho la expresión tercera edad, pero creo que ahora ya se usa menos.

Pero no, esta no es una tienda para personas de avanzada edad. En el cartel de esta otra tienda de la misma zona queda más claro el significado:


venta al por mayor
Plaza de Tirso de Molina



Aquí se usa la expresión completa, venta al por mayor, y además se explica debajo que, para venderte, te van a pedir la licencia de tienda, un documento que demuestra que eres dueño de una tienda. Vender al por mayor significa, por lo tanto, vender (generalmente en grandes cantidades) a un comerciante que volverá a vender esos artículos en su propia tienda.

Esta zona de Madrid tiene una tradición de este tipo de venta desde hace muchos años. Recuerdo que de pequeña venía con mi padre, que tenía una tienda, a comprar productos de papelería. Pero en los últimos veinte años casi todos estos locales pertenecen a comerciantes chinos, que venden sobre todo ropa. 

Así que, ya sabes: si no tienes una tienda, no puedes comprar en este tipo de establecimientos, pero sí en los que tienen este otro cartel:


venta al por menor
Calle Doctor Cortezo



La expresión venta al público quiere decir 'al público en general, a la gente en general, no solamente a los comerciantes'. Existen otras maneras de decirlo, como venta al (por) menor o venta al detalle.
Todas estas expresiones se usan también en el comercio en línea, a través de Internet, así que pueden resultarte útiles, ¿no?

Ya que hablamos de ventas y compras, quería nombrar también algunas formas de comprar y vender que dejaron de ser habituales en las últimas décadas, pero que ahora parece que vuelven: 


venta al peso
Lugo
venta a granel
Calle Santa Engracia



La venta al peso y la venta a granel son lo mismo: los productos no se compran dentro de un envase, compras la cantidad que tú quieres. Esta forma de comprar tiene muchas ventajas de todo tipo: se reduce la cantidad de envases (y así se reduce la cantidad de basura, e incluso se elimina si llevamos nuestros propios envases), vemos perfectamente lo que estamos comprando y compramos solamente la cantidad que necesitamos. Por el momento, he visto tiendas de este tipo de chucherías y de alimentos, pero podrían venderse muchas más cosas. Recuerdo que mi padre vendía colonia a granel, por ejemplo: la gente llevaba sus propios recipientes de cristal y mi padre los llenaba con la colonia que pedían, que él compraba en recipientes más grandes.

Y también estamos volviendo, poco a poco, a hábitos de compra aún más antiguos, pero también muy beneficiosos para el medio ambiente y para nuestra economía:


trueque
Calle Noviciado



El trueque es el intercambio de productos. No hay muchas tiendas de trueque en Madrid, pero sí se celebran cada vez más mercadillos de trueque en diferentes barrios, en los que la gente intercambia cosas. Y, claro, también hay cada vez más páginas web dedicadas al trueque. Es la opción más barata y ecológica: yo te doy y tú me das.

Otra opción, por supuesto, es la compra de artículos de segunda mano. En los últimos años ha aumentado también muchísimo el número de tiendas y páginas web dedicadas a la venta de productos usados de todo tipo, desde coches hasta ropa de niños.

Pero lo más importante es esto: compra solamente lo que vas a necesitar y usar. Los objetos no nos hacen más felices. Así nos lo recuerda el grupo madrileño Ska-p, en su canción Consumo gusto, advirtiéndonos de que crearnos necesidades nos convierte en esclavos.

(Hay un taco que repiten a lo largo de la canción, puto/a. Esta palabra significa 'prostituto/a', pero se usa con frecuencia, como adjetivo, con el significado de 'despreciable, maldito, asqueroso, etc.', o sea, con un significado muy negativo)





¿Y ahora, quieres ver si recuerdas las expresiones que hemos visto en esta entrada? Aquí tienes cuatro preguntas:

Test creado con GoConqr por eoiespaol

       
¡Hasta pronto!


miércoles, 22 de junio de 2016

¿Quién gobierna tu vida?

Hace poco, en el barrio de Malasaña hubo una bonita iniciativa: pintar de distintos colores y estilos unos elementos de hierro que están en algunas calles de Madrid para impedir que los coches se suban a la zona de los peatones, o sea, a la acera. Algunas veces la gente deja mensajes en ellos, como te mostré en No decir ni pío, pero generalmente son unos elementos bastante molestos para todo el mundo.             

Una de las calles más pequeñas del barrio, Galería de Robles, fue completamente decorada. Aquí puedes ver parte de ella:


bolardos decorados


¿Sabes cómo se llaman estos barrotes de hierro? En uno de ellos estaba escrito:




Los hay de estilos muy diferentes. Algunos representan figuras humanas:


bolardos decorados


Otros representan construcciones, como torres (el de la primera foto parece la famosa torre de Pisa) y faros:

bolardos decorados


bolardos decorados


Otros están decorados con flores, corazones y todo tipo de figuras, y algunos también con palabras:


bolardos decorados


bolardos decorados


También hay uno con un claro mensaje reivindicativo en relación con el medio ambiente:


bolardos decorados


Esta es su parte superior:


bolardos decorados


De toda la calle, el que más palabras tiene es este último, que es una broma, podríamos decir que una sátira ('una obra escrita o visual donde se ridiculiza algo o a alguien') sobre los partidos políticos españoles más votados:


bolardos decorados


Arriba, el PP (Partido Popular), de ideología conservadora y actualmente en el gobierno, se convierte en aPPle, quizá porque Apple es una marca muy cara y no todo el mundo puede comprar sus productos. Debajo, el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), socialdemócrata, se ha convertido en PSelfie; probablemente quiere decir que es un partido que, aunque ha gobernado muchas veces el país, solo se mira a sí mismo y no se da cuenta de que los ciudadanos quieren cambios de verdad. En tercer lugar, Podemos, partido de izquierdas, se ha convertido en Corremos, posiblemente porque en muy poco tiempo de existencia ha conseguido muchísimos voto. Debajo aparece Ciudadanos, partido de centro-derecha, es aquí Tinderianos, en referencia a la red social Tinder; quizá porque Tinder se usa sobre todo para buscar relaciones, y la mayoría de los candidatos de Ciudadanos son jóvenes y guapos. Por último, Izquierda Unida se ha convertido en Industria Unida; no sé si se refieren al hecho de que este partido es, dentro de la izquierda, el que reúne a un mayor número de trabajadores de la clase obrera, y, por lo tanto, de la industria.

El próximo domingo tenemos elecciones generales de nuevo, y estos son los partidos que más posibilidades tienen. Podemos e Izquierda Unida se presentan juntos y parece que va a aumentar su número de votos.  ¿Quién gobernará nuestras vidas a partir de ahora?

Esperemos que los nuevos gobernantes hagan falso este lema del movimiento 15M que se puso por las paredes de Madrid (y que me envió hace tiempo la profesora Raquel Rodríguez, ¡gracias, Raquel!):




Según esta frase, son los mercados (es decir, los poderes económicos) los que gobiernan nuestras vidas, y no nuestros gobiernos. Pero no votamos a los banqueros ni a los empresarios, así que no deberían gobernarnos, ¿no?

Y tu vida, ¿quién la gobierna? ¡Hasta pronto!

domingo, 19 de junio de 2016

Destino a un futuro

El arte callejero de Yipi Yipi Yeah

Nunca me han gustado los bodegones. Un bodegón (o naturaleza muerta) clásico es generalmente un cuadro con comida, flores y objetos. A veces es solamente comida. Y cuando aparecen animales muertos (listos para comer) ya me dan asco. Y aunque sean obras maestras como algunos bodegones de Paul Cézanne, por ejemplo el de la foto, no sé por qué, no me gustan nada, no me dicen nada.
                                            



Los bodegones de Yipi Yipi Yeah

Los bodegones urbanos del colectivo madrileño Yipi Yipi Yeah, en cambio, aunque tampoco son mis obras favoritas de este grupo, me hacen gracia, quizá precisamente porque se ríen de los bodegones típicos. Por ejemplo, estos dos:


bodegón urbano
Calle Fuencarral

Plaza de Juan Pujol

Las señales de tráfico decoradas por Yipi Yipi Yeah

Otro género artístico que practica mucho Yipi Yipi Yeah es la intervención en señales de tráfico. Me encanta cuando me encuentro alguna, me parecen muy divertidas. Aquí, tienes, por este orden, un personaje montado en una alfombra mágica, un faquir tumbado en una cama con clavos, dos "skaters", un OVNI (un objeto volante no identificado) y un pianista:


Calle Espíritu Santo

Plaza de San Ildefonso

Calle Colón

Calle Beneficencia

Calle Valverde

Esta otra señal de tráfico me recuerda la historia bíblica de David contra Goliat, ¿a ti qué te parece?


Calle Fuencarral

Las referencias al cine de Yipi Yipi Yeah

Pero las que me más me gustan son las obras en las que hacen referencia al cine, como esta en la que se ve a Nosferatu (Drácula) subiendo una escalera de la calle del Sombrerete:


Calle del Sombrerete

Puedes ver más obras con referencias cinematográficas en Siempre nos quedará Malasaña, No pagaré tres pavos por una caña y Cómete el mundo. ¡Este grupo de artistas callejeros me ha inspirado muchas entradas, por eso hoy les dedico una entrada en exclusiva!

El humor y la crítica social de Yipi Yipi Yeah

Hay otras obras con un sentido muy divertido y a veces crítico:


Calle Espíritu Santo
En esta, se burla claramente de la Semana de la Moda (ahora con nombre en inglés), probablemente porque los modelos están demasiado delgados.

También está muy delgada esta familia, que está notando los efectos de la crisis:


Calle de San Andrés
Esta otra, pintada en la fachada de una farmacia, es muy divertida:

Calle del Sombrerete
Parece que la monja va a comprar unos preservativos en la maquinita, ¿verdad? Jejeje.

En la foto de debajo se ve a un hombre con traje de obrero de la construcción; el contraste con el mensaje escrito es lo divertido:

Calle de la Cruz Verde

La frase está inspirada en la frase Siempre nos quedará Malasaña (a su vez inspirada en la frase Siempre nos quedará París, de la película Casablanca). El dinero en B es el dinero negro, el dinero no legalizado, escondido, y es una ironía que, en la orgía de corrupción que está viviendo España, con empresarios y políticos que han llevado al país a una terrible situación después de años de robarnos, la imagen nos muestre a un obrero contento porque puede recurrir al dinero en B.

Esta otra obra todavía no la he entendido, pero me gusta mucho su estética. A ver si tú la entiendes y me la explicas:


Calle Augusto Figueroa

Yipi Yipi Yeah no siempre son divertidos. Recuerdo perfectamente el momento en el que encontré esta última obra, y cómo me impactó:


Calle Santa Bárbara

La tristeza de la mirada de esos niños, su postura que nos habla de espera y de malas experiencias... Y, terrible, la etiqueta de su maleta:




¡Esperemos que su futuro, y el nuestro, sea mejor de lo que parece que va a ser! ¡Y que vivan los artistas de Yipi Yipi Yeah, con los que espero seguir disfrutando -y tú, cuando vengas- por las calles de Madrid!

¡Hasta pronto!

domingo, 12 de junio de 2016

La moto y la mano

Muy cerca de mi escuela, hace un tiempo abrieron este local:


Calle Hortaleza
Vespa es una famosa marca italiana de vehículos como el que aparece en la imagen, justo encima del nombre del bar. Fue muy, muy popular en los años 50 y 60 del siglo XX, quizá por eso hablan de la Vespa "de papá", pero todavía se sigue fabricando. 

Un tiempo después le cambiaron el nombre al local, y ahora se llama así:


femeninos acabados en o
Calle Hortaleza

Aunque la palabra Vespa no está ya en el nombre, en la foto puedes ver que delante de la puerta hay una Vespa. Quizá el cambio es porque no se pueden usar nombres de marcas comerciales para otros negocios.

El caso es que ahora tiene un nombre mucho más interesante para ti y para mí, porque, seguro que te has fijado, en el nombre pone la moto, con artículo femenino para un nombre que acaba en -o. ¿Y por qué? En este caso, la palabra moto es una forma corta de la palabra motocicleta. Pasa lo mismo con otras formas cortas: decimos hacer una foto (fotografía) y hacerse una eco (ecografía). La palabra sigue siendo femenina aunque la digamos con su forma corta: una moto preciosa, una foto bonita. (Por cierto, si quieres conocer más formas cortas habituales en español, no dejes de entrar en La pelu y el cumple)

Hay una palabra que no es una forma corta pero es femenina y termina en -o. Aparece en esta imagen que tomé en el pueblo de Urueña, la Villa del Libro, de la que te hablé en la entrada Callejeando por Urueña:

femeninos acabados en o
Urueña (Valladolid)
Fernando Vizcaíno Casas fue un periodista y escritor español del siglo XX defensor del franquismo. ¡No me extraña que sus libros estén tan baratos! Dice el librero en este cartel que le "quitan el libro de las manos", lo que quiere decir que lo compra mucha gente. Esta es una frase que dicen a menudo los vendedores de los mercadillos: "Que me lo/la/los/las quitan de las manos, oiga".

¿Y qué pasa con estas palabras femeninas terminadas en -o cuando formamos sus diminutivos? Pues depende de la palabra y de la zona. Mira estos vídeos; en ellos aparece la misma canción infantil, pero hay una pequeña diferencia relacionada con la palabra mano:







En España usamos la forma manita; en otras zonas, por ejemplo en Argentina, dicen, con toda lógica, la manito. Con la palabra moto, en cambio, todos estamos de acuerdo: en España se dice la motito, y en Argentina también. Mira el vídeo de esta divertida canción del grupo argentino Mala Fama:





Le robaron la motito al boludo de Carlitos, pobrecito. En España diríamos lo mismo, pero en lugar de boludo diríamos tonto o bobo.

Como curiosidad, te diré que de la palabra mano viene otro diminutivo, manecilla, que tiene este significado:




¡Ojo! Hay otra palabra que viene de mano y parece un diminutivo pero no lo es:


femeninos acabados en o
Calle Embajadores

Ser un manitas o una manitas es, como habrás imaginado, ser una persona hábil, que sabe hacer muchas cosas con sus manos. La palabra tiene siempre la misma forma, manitas, igual cuando hablamos de hombres o de mujeres, en singular o en plural. ¿Y qué es lo contrario de ser manitas? Pues ser manazas. Otra palabra que parece femenino plural pero que es invariable: es un manazas, es una manazas, son unos manazas, son unas manazas.

¿Y tú qué eres? ¿Más manitas que manazas o más manazas que manitas? Yo reconozco que soy un poco manazas.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Pues compártela en tus redes sociales o escríbeme un comentario! ¡Hasta pronto!


domingo, 5 de junio de 2016

Bocatas de madre



Las lenguas son algo vivo, en continuo cambio. La gente crea nuevas palabras y expresiones, y algunas veces tienen éxito y se quedan con nosotros durante mucho tiempo. Eso ha pasado con la palabra que aparece marcada en rojo en esta foto, que tomé en el escaparate de un bar:     


bocata
Calle de la Ballesta



En este caso, el inventor de bocata, que es una forma coloquial de llamar al bocadillo, es una persona conocida: el humorista gráfico Antonio Fraguas, "Forges", muy popular en España. Fue él también quien empezó a usar la forma cubata para llamar al cubalibre, un cóctel de ron con refresco de cola. 

Hay otras palabras informales que tienen una forma parecida, pero no sabemos quién las inventó:  por ejemplo, llamamos ordenata al ordenador, segurata o privata a un(a) vigilante de seguridad (de los servicios de seguridad privada), jubilata a un(a) jubilado/a y drogata a un(a) drogadicto/a. Fíjate, todas estas palabras terminan en -a, pero, si se refieren a objetos masculinos o a hombres, siguen siendo masculinas: un bocata, un cubata, un ordenata.

Todas estas son solamente formas coloquiales, pero no hay ningún cambio de significado. Hay otras palabras parecidas, pero de formación más antigua, que sí producen una nueva palabra con otro significado y que, además, son femeninas: por ejemplo, existe la palabra caminata, de la misma familia que camino, que significa 'recorrido a pie largo y cansado'; aquí sí hay cambio de género, porque decimos un camino pero una caminata.

Por las calles de Madrid encontramos otras formas coloquiales de palabras, como la que aparece aquí: 

golferas
Calle San Joaquín



Parece una palabra femenina plural, pero no lo es. Golferas es una formación a partir de golfo/a, en el sentido de 'persona que vive de manera desordenada y solamente se preocupa de divertirse, a veces despreciando las normas sociales' o de 'persona que tiene muchas relaciones sexuales con diferentes personas'. -Eras es también un sufijo con el que se construyen formas de uso coloquial, sin cambio de significado; no se aplica a muchas palabras: guarreras (de guarro/a) y guaperas (de guapo/a) son las más usadas, probablemente, en España. Estas formas coloquiales tienen un sentido negativo, así que no es lo mismo decir que alguien es guapo que decir que alguien es un/a guaperas; esta última forma se usa para indicar que alguien es guapo pero además presume de serlo, o sea, ser guapo/a le hace ser arrogante.

En cuanto al género, decimos un guaperas y una guaperas, un guarreras y una guarreras, la forma en -eras no cambia.

Y para terminar este recorrido por algunos sufijos de uso informal, como en España estamos en época de campaña electoral (otra vez, porque los partidos no se pusieron de acuerdo para formar gobierno y tenemos nuevas elecciones en junio), te voy a enseñar tres adjetivos formados con sufijos que sirven para hablar despectivamente de los miembros o seguidores de los tres partidos más votados en las últimas elecciones generales. Son estos:


podemitas sociatas peperos





La palabra sociata es otro ejemplo del sufijo coloquial -ata; igual que las demás, no cambia de género: los sociatas o las sociatas, según hablemos de hombres o de mujeres. Lo mismo pasa con la formación podemita (que no es un diminutivo, se ha formado siguiendo el modelo de selenita, que quiere decir 'habitante de la Luna'); decimos una podemita y un podemita. Son partidos más igualitarios, jejeje, porque en el Partido Popular (el del gobierno provisional actual) sí que se distingue: los peperos y las peperas.

¿Qué te ha parecido esta entrada? ¿Conoces más palabras parecidas a estas? ¿Tienes alguna pregunta? ¡Déjame un comentario, te contestaré enseguida! ¡Hasta pronto!