domingo, 9 de marzo de 2014

Sobre amores no hay nada escrito

¡Ya ha llegado la primavera a Madrid! Buen tiempo, sol todo el día, los almendros y cerezos en flor, y la energía que todo esto nos trae. La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido, y por eso hoy, después de muchos meses (la última vez fue en septiembre, en Sé mi chica), volvemos a hablar de amor.

Paseando hace unos días por el barrio de Lavapiés, pude sacar una foto de esta pintada justo antes de que los empleados del Ayuntamiento la borraran:


el amor lo puede todo
Calle Jesús y María


No es una pintada de un "grafitero" habitual, sino de un enamorado (o enamorada) que pasó por ahí y la pintó con un rotulador, por eso no se ve muy bien. Por si acaso no lo puedes leer, dice: El amor lo puede todo. Es decir, el amor tiene poder, nos da potencia para afrontar y superar cualquier dificultad, cualquier problema. Es la imagen clara de un amor apasionado.

Y ahora vamos con la gramática de esta frase. Quizá te has preguntado: ¿qué es ese "lo"?, ¿a qué se refiere? "Lo" se refiere a "todo". Y entonces, probablemente te preguntes,  si ya tenemos la palabra "todo", ¿para qué necesitamos decir "lo"? Y tienes razón. Ese "lo" no nos da ninguna información. Pero las lenguas no son matemáticas y están llenas de pequeños usos que pueden resultar ilógicos, innecesarios. Y uno de esos usos es este: cuando el complemento directo de un verbo es la palabra "todo", usamos también el pronombre "lo".

Veamos otro ejemplo, que no es de amor, pero nos habla de una relación de pareja:


mi mujer lo sabe todo
Calle de la Cruz

Hay tantas visiones del amor como personas, y unos metros más abajo de la primera pintada me encontré con este cartel:


hablame de motos
Calle de los Ministriles Chica

Parece obra de una persona que ya no cree en el amor, justamente todo lo contrario de la primera pintada. Y un buen ejemplo para recordar el imperativo negativo (no me hables), con el pronombre personal ("me" en este caso) a la izquierda y la misma forma que el presente de subjuntivo, y el imperativo afirmativo (háblame), con el pronombre personal a la derecha y escrito en una sola palabra.

Muy cerca de este mensaje está este otro cartel, que es el nombre de una tienda de arte y moda de Malasaña:


amores que matan
Calle San Vicente Ferrer

La expresión hay amores que matan se usa para hablar de relaciones sentimentales que, en lugar de traer la felicidad, causan tristeza y dolor. Aunque, como dice el cantante Joaquín Sabina, "amores que matan, nunca mueren":






Y, metida ya en tono poético con Sabina, acabo con esta pintada que podría estar en cualquier calle, en cualquier barrio, en cualquier ciudad donde esté un alma que sufre de amores:


aunque con subjuntivo
Calle Monseñor Óscar Romero

(Si quieres recordar para qué y cómo usamos la construcción "aunque + frase en subjuntivo", lee Aunque el miedo muerda).


Amor apasionado, amor desengañado, amores que matan, amor necesario como el pan de día.


Comprobado: Sobre amores (como sobre gustos) no hay nada escrito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.