domingo, 12 de mayo de 2013

Sí se puede

Sí, se puede, pero algunos no quieren


Si vives en España, seguro que te has encontrado ya con alguno de estos carteles:


sí se puede
Calle Hortaleza

¿Qué se puede hacer que algunos no quieren hacer? Lee el cartel verde con más detalle:


Sí se puede
Calle Santa Brígida

En otra ocasión ya te hablé del problema de los desahucios en España (Bancos al banquillo). Pues bien: las soluciones y cambios legales que propone la plataforma Stop Desahucios son: 

- Dación en pago: "dación" viene del verbo "dar" y se usa específicamente para esta situación. Actualmente, en España, si una persona no puede pagar su hipoteca, el banco se queda con su casa y, además, esa persona tiene que seguir pagando al banco todo lo que no ha pagado. La "dación en pago" consistiría en que pagarías la deuda con tu casa. Es decir, le das al banco tu casa y se acabó, tu deuda queda pagada. Stop Desahucios pide que esa posibilidad de dación en pago sea "retroactiva", lo que significa que se pueda aplicar a casos anteriores a las nuevas normas.

- Alquiler social: un alquiler a precios muy bajos para las personas que han sido desahuciadas. 

La plataforma Stop Desahucios presentó hace unos meses más de un millón de firmas de ciudadanos que apoyaban estos cambios en la ley. Sin embargo, el Gobierno ha decidido crear su propia reforma que, según la propia plataforma y muchos jueces y profesionales de la justicia, no servirá para solucionar el problema de los desahucios (y los suicidios que se están produciendo a causa de ellos).

Y ahora fíjate en la diferencia gramatical entre los dos carteles:


sí se puede
Calle Hortaleza


A la izquierda encontramos una construcción con "se" con un sentido impersonal, general, con el significado de 'es posible', 'podemos hacerlo entre todos'; a la derecha, un verbo, "quieren", en tercera persona del plural. Es cierto que muchas veces usamos la tercera persona del plural con un sentido también impersonal; por ejemplo:

Ayer me robaron la cartera en el metro
Me han contado que te vas a Portugal

En la primera frase, el sujeto es desconocido. En la segunda, no es importante o no quiero decir quién me lo ha contado. Y en los dos casos, esa expresión impersonal excluye a la persona que la dice; o sea, usamos la tercera persona del plural para esconder o no nombrar el sujeto cuando nosotros, los que la usamos, no formamos parte del sujeto. El "se" impersonal es, en cambio, generalizador: incluye a todo el mundo, y también al hablante, al que lo usa.

Sin embargo, en los carteles de Stop Desahucios el uso de la tercera persona del plural no tiene este sentido impersonal. ¿Por qué? Porque toda la sociedad española sabe quiénes no quieren hacer estos cambios: fundamentalmente, los bancos y algunos partidos políticos, principalmente los de derechas. No hay nada que ocultar, es una información conocida.

Aprovecho que hablo de "desahucios" para decirte que te fijes bien en cómo está escrita esta palabra, que muchos españoles (incluidos los medios de comunicación) escriben mal: se escribe con una -h- intercalada entre la "a" y la "u". Llamamos "hache intercalada" a la que se escribe en el interior de una palabra. Hay muchísimas palabras que la llevan, como por ejemplo:

almohada
ahorcar
ahogar
vehículo
alcohol

Y para terminar con algo un poco más optimista, te pongo uno de mis micropoemas favoritos,  de la poeta Ajo:




Superada / superhada (de súper + hada)


¡Ojalá el hada Ajo pudiera arreglar el problema de los desahucios! Como no es así, ¡adelante! ¡Sí, se puede! ¡Hasta pronto!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.