domingo, 18 de mayo de 2014

Soy la pera

Últimamente las cosas hablan. Sí, las cosas, los objetos. Y te voy a mostrar algunos ejemplos de cosas que nos hablan en lugares públicos.
          
Por ejemplo, en algunos bares he visto este objeto sobre la barra:


soy la papelera
Bar Oliva (calle Isaac Peral)

Es posible que sepas que en España, tradicionalmente, las servilletas de papel, y también otras cosas, como huesos de aceituna o colillas (cuando se podía fumar en los bares, ya no) se tiraban alegremente al suelo en los bares populares. Cada vez es menos habitual, pero todavía hay gente que lo hace aunque haya papeleras en el bar. Creo que por eso algunos bares ponen estos recipientes, donde se puede leer claramente para qué son. Así les recuerdan a los clientes que no tiren cosas al suelo. Además, el objeto les da las gracias como diciéndoles: "Si no me usas, darás más trabajo a los que limpian el bar".



Así que está clara la función de este objeto "parlante" ('que habla'). En este escaparate, en cambio, usan la misma estrategia con fines comerciales:


soy bonito y plegable
Tienda Chiky (calle Hortaleza)

Como ves, el carrito de la compra nos habla contándonos sus cualidades: soy bonito, soy plegable ('que se puede doblar, haciéndose más pequeño') y soy práctico. Finalmente nos habla directamente con un imperativo: llévame (tú) a casa, o sea, cómprame.


Estos carteles sugieren una buena estrategia para practicar español y retener vocabulario que podrías usar: poner carteles a los objetos que te rodean diciendo simplemente el nombre del objeto o haciendo descripciones como la del escaparate anterior. Por ejemplo, yo podría poner este cartelito en esta escalera, que es la de mi casa:


estrategias de aprendizaje


¡Prueba a hacerlo, será divertido y aprenderás mucho! 


Un último ejemplo, un poco diferente, que he encontrado por la calle, en el escaparate de un restaurante:


Restaurante La Dominga, calle Espíritu Santo

Aquí no vemos ninguna pera, no es una pera la que habla. Ser la pera / la repera / la pera limonera es una expresión que significa 'ser lo máximo que se puede imaginar, negativa o positivamente'. Puede aplicarse a personas, objetos o situaciones y puede referirse, según el contexto, a cualquier cualidad: por ejemplo, ser muy raro, ser muy vago, ser buenísimo, ser muy complicado, ser muy hábil, etc. En este caso, como no hay más contexto, entendemos que tiene un sentido positivo, que es el más habitual, de 'soy estupendo/a, maravilloso/a'.

Así que, si tienes una pera en casa y vas a ponerle un cartelito como te he aconsejado, escribe "Soy una pera", no "Soy la pera".


Este blog es la pera, ¿no crees?



4 comentarios:

  1. ¡Sí, este blog es la pera! Aprendo mucho cada vez en la que lo leo. ¡Gracias, gracias, gracias! -p joshua laskey

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Joshua! Es muy gratificante saber que aprendéis. Hasta otra ocasión

      Eliminar
  2. ¡Sí, seguro que blog es la pera! ¡Me encanta!Es buenísimo.

    Abrazos desde Brasil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lia, me alegra que te guste tanto. Un abrazo desde Madrid

      Eliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.