domingo, 11 de mayo de 2014

Ya está bien

Sí, ¡ya está bien! Yo también estoy harta, que es lo que queremos decir cuando usamos está expresión: 'estoy harto/a, ya basta'. Curiosamente, cuando decimos ¡Ya está bien!, nada está bien, al contrario, algo está muy mal. Los vecinos de esta casa también están hartos de algo:


cacas de perros
Calle Celanova


Pues sí, muchas calles de Madrid están llenas de cacas (palabra informal; el equivalente formal: "excrementos") de perros que sus dueños no recogen. Por eso los madrileños casi no apreciamos la belleza de los edificios ni conocemos muchas de las esculturas que hay en lo alto de ellos, porque tenemos que caminar siempre mirando hacia el suelo para no pisar las dichosas cacas.

Pero este no es un problema exclusivo de Madrid. Mira la campaña del Ayuntamiento en este pueblo de Galicia:


cacas de perro
Bayona (Pontevedra)

Aquí han escrito la palabra caca como kk, quizá porque es un cartel oficial y caca no sonaría bien. Pero habitualmente no se escribe así.

Y de norte a sur de España, nos vamos a Algeciras (Cádiz), donde los barrenderos (las personas que limpian las calles) llevan estos carteles en sus carritos:


cacas de perros
Algeciras (Cádiz)

Aquí tampoco usan la palabra caca, ni tampoco la más formal excremento. Lo que hacen es un juego de palabras con dos significados de la palabra marrón:

- Un color, precisamente el color de las cacas.

- Informalmente, y usado como sustantivo, significa 'asunto desagradable, molesto o complicado'. Por ejemplo, decimos coloquialmente "¡Vaya marrón!", "Me han dejado a mí todo el marrón", "¡Pobre! Siempre te caen a ti todos los marrones". Podemos referirnos a un montón de situaciones: tener que hablar con el jefe de un asunto conflictivo o discutir un problema serio con un vecino agresivo, por ejemplo.


Pero peor aún que en Algeciras es la situación en Tarifa, otro pueblo de Cádiz. Fíjate en la pintada y en el dibujo de la izquierda:


no cagues
Playa Chica de Tarifa (Cádiz)

Es que aquí ya no son los perros, son las personas. ¡Madre mía, qué asco!         

Termino con algunas palabritas que podríamos decirles a todas estas personas que nos dejan sus "marrones" y los de sus perros en lugares públicos:




En fin, si leíste En Madrid no se mea los domingos, sabes que en esta ciudad tenemos un déficit de baños públicos gratuitos, pero eso no justifica estas cosas.


¿Existe el mismo problema en tu ciudad? 

2 comentarios:

  1. Vivo en Shanghái y caminando por las calles veo, además de otras cosas desagradables, caca de perros a diario. Me da asco porque vengo de Inglaterra y ahí la gente no contemplaría dejar los excrementos de sus mascotas en las acercas porque sabe que el gobierno local le multaría una suma considerable de dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.