martes, 21 de marzo de 2017

Piropos




Aunque no conozcas la palabra piropo, sabes qué es porque existe en todas partes del mundo (en unas más que en otras, eso sí). Es, según los diccionarios, una palabra, una expresión o una frase que expresa admiración y se dirige a una persona. Explicado así, parece una cosa bastante positiva, ¿verdad?

Lo que pasa es que, en el uso diario, se llama piropo a lo que algunos hombres les dicen a mujeres desconocidas en la calle (rarísimamente es al revés, de mujeres a hombres). Y lo que dicen esos hombres no es siempre positivo (aunque ellos piensen que sí): es, con frecuencia, grosero ('de mal gusto'), vulgar, a veces inoportuno y muchas veces insultante. Y, en todo caso, sea bueno o malo, nadie tiene derecho a comentarle a otra persona a la que no conoce nada sobre su aspecto.

Eso es lo que nos recuerda el Ayuntamiento de Madrid en algunas campañas de concienciación recientes. Por ejemplo, en estos carteles, colocado el primero en un mercado y el segundo en la Casa de Velázquez:

piropos machismo
Mercado de San Enrique

piropos y machismo
Casa de Velázquez




Tía buena y maciza son típicos piropos vulgares que se refieren a la belleza o a la proporción del cuerpo de la mujer (y son palabras que también se usan para los hombres). La frase completa: Tía buena, maciza, dime cómo te llamas para poder pedirte a los Reyes pretende ser una frase graciosa; se refiere a pedir a la mujer de regalo a los Reyes Magos, como si la mujer fuera una cosa que se puede regalar. Por eso, en el cartel del Ayuntamiento todo aparece tachado, excepto Día de Reyes.

En el segundo cartel, aparece la frase Vas provocando, que algunos hombres les dicen a mujeres que van vestidas para, según ellos, provocar su excitación sexual. Por ejemplo, si una mujer lleva escote ('abertura en la ropa, en la parte del cuello, que permite que se vea parte del pecho'), ropa ceñida ('ajustada al cuerpo') o una falda corta. Y el cartel le da la vuelta a esta frase, diciendo que quien va provocando es el hombre, que provoca vergüenza ajena (la vergüenza que te provocan las acciones o palabras de otra persona, no porque tú sientas vergüenza, sino porque la otra persona te parece ridícula).

Hace poco, en la manifestación del Día de la Mujer, también vi pancartas que se referían a este tema, como esta:

piropos y machismo
Calle Alcalá




Algo para mí muy diferente son las palabras amables que puedan decirse entre conocidos, amigos o compañeros de trabajo, por ejemplo. Tanto de hombres a mujeres como de mujeres a hombres. A veces, alguna de esas frases amables te alegra el día: ¡Qué bien te sienta esa ropa!, ¡Qué bien te queda ese peinado!, ¡Qué guapo/a estás hoy! Siempre que, claro, no vengan de tu jefe o jefa y no se repitan de forma insistente ni tengan ninguna otra intención, porque si es así, ya tiene otro nombre, que es acoso sexual en el trabajo.

Eso sí, hay piropos clásicos, muy antiguos, que a mí nunca me sentarían mal, como este:


carita de nardo
Calle del Espino




El nardo es una flor blanca, así que este piropo habla de la blancura de la cara. En los últimos años se está volviendo a poner de moda la piel blanca, especialmente en la cara, pero durante décadas lo que estuvo de moda era estar morena. Antiguamente, en cambio, se apreciaba la piel blanca en la cara, una piel de señorita a la que no le había dado el sol, como sí les daba, normalmente, a muchas mujeres que trabajaban, especialmente en la agricultura.

De modo que este piropo -que no es, desde luego, de uso habitual- es una metáfora y no se puede comparar con las barbaridades que a veces se oyen en la calle.

De todas formas, afortunadamente, la costumbre de piropear a las mujeres en la calle ha ido perdiendo  terreno, creo. 

¿Qué opinas tú sobre este tema? ¿Se piropea mucho en tu país?

¡Hasta pronto!



3 comentarios:

  1. Bueno, ante todo,un artículo interesante y muy instructivo, com siempre. Este tema, aquí en Brasil, es muy discutido. Aquí los piropos más rechazados son los de los obreros, que al trabajar en la calle suelen ser más ofensivos que galantes con las mujeres que atraviesan su paso. Claro que también ocurre donde hay la concentración de hombres en lugares por donde transitan mujeres, sea para ir al trabajo , a la escuela o de paseo. ¿Qué opinar sin ser polémico en tan pocas líneas? A mí me parece que falta, de manera general, el respecto entre las personas, de los hijos por sus padres, de los alumnos por los profesores, de los jóvenes por los mayores, de los adultos por los niños, de los hombres por las mujeres, es un problema social grave, y este tema viene al encuentro de una sociedad, que además de ser machista, es prejuiciosa, intolerante, egoísta, y otras cosas más. Creo también que no haya sido tan diferente a lo largo de los últimos siglos, pero me preocupa que la cosa anda a cada día peorando, si no cambiamos la dirección de este barco, no sé a dónde vamos a llegar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El panorama que pintas es terrible, pero la verdad es que no te falta razón, aunque tengo que decir que la situación para las mujeres, en España, ha cambiado mucho en las últimas décadas, para bien (aunque todavía nos queda mucho camino por andar). Muchísimas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Hoy, después de releer mi comentario , también me he visto a mí mismo un poco pesimista, a lo mejor dejaré de ver los telediarios a menudo, je,je,je. En realidad no soy así, intento hacer mi parte educando a mis hijos para que sean personas mejores en este mundo, y trato yo de ser mejor a cada día, tanto como fuera posible. Gracias a ti y un saludo desde Brasil. PS: me di cuenta que lo correcto es "empeorando".

    ResponderEliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.