viernes, 18 de enero de 2013

Bancos al banquillo

Bankia al banquillo

Banquillo viene de banco, pero no significa solamente 'banco pequeño'


Desde el 22 de octubre de 2012, un grupo de personas está acampada, turnándose para pasar día y noche, en la plaza del Celenque de Madrid, delante de la sede central de Caja de Madrid, el principal banco integrante del grupo Bankia. Bankia (nombre comercial procedente de la palabra "banco") es el banco que más ayudas públicas está recibiendo y uno de los mayores culpables de la crisis actual. Y además, es uno de los bancos que más desahucios está provocando.

Desahucio, esa es una de las palabras más dramáticas de la realidad actual de España. Hace años, desahuciar era algo que solamente se hacía con los enfermos que no tenían cura, que iban a morir, sin que los médicos pudieran hacer nada. Se dice que un enfermo está desahuciado cuando los médicos ya no le pueden aplicar ningún tratamiento. Desde hace unos años, en España se desahucia a más personas de sus casas que a enfermos. Porque desahuciar a alguien de su casa significa echarle de su casa y quitarle la propiedad. 

¿Cómo puede ser esto? Porque, en los años en que la economía iba muy bien, muchas personas pidieron un crédito para comprarse una casa (lo que se llama una hipoteca); ahora, muchas han perdido su trabajo (se han quedado en el paro), no pueden pagar el crédito, y los bancos las expulsan de sus casas y se quedan con la propiedad. Y lo peor de todo: según las leyes españolas, aquí no acaba todo, porque esas personas tienen la obligación de seguir pagando al banco su deuda; es decir, aunque el banco se queda con la casa, eso no es suficiente, hay que seguir pagando la hipoteca.

Por todo esto, muchas personas consideran que la ley debería cambiar, y que los bancos, que ganaron mucho dinero en la buena época y lo han malgastado o lo han invertido mal, y que ahora están recibiendo dinero del Estado -que somos todos-, tienen responsabilidades y hay que juzgar a sus directivos. Uno de los carteles de la acampada de Celenque dice:


banco banquillo
Plaza del Celenque



La palabra banquillo viene de banco y originalmente significa 'banco pequeño' (pero no banco de meter el dinero, sino banco de sentarse). La usamos además con dos referentes concretos: el banco donde, durante los juicios, se sientan los acusados, y el banco en el que se sientan, durante un partido de fútbol u otros deportes similares, el entrenador y los jugadores que no están jugando en ese momento. En el cartel, evidentemente, se habla del primer significado; se pide que los responsables de la mala gestión de Bankia sean juzgados, cosa que hasta ahora no ha sucedido.

Otros ejemplos de palabras formadas con diminutivos que han cambiado de significado o que han tomado además otro significado:




mesa mesilla





P.D. Hoy, dos años después, revisando esta entrada, saco muy tristes conclusiones: el esfuerzo de aquella acampada no sirvió para mucho, no existe todavía una ley que ayude de verdad a los que pierden su casa y sigue habiendo desahucios casi diariamente en España. Mientras tanto, los bancos han recibido dinero público y ahora tienen beneficios. ¿Cambiará este panorama con las elecciones de 2015? 

Sin embargo, seguimos gritando: ¡SÍ, se puede!

¡Hasta pronto!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.