miércoles, 2 de julio de 2014

España está fuera de sí

Paseo por los verbos "ser" y "estar" (2)


En la entrada Eres perfecto callejeamos un poco por el verbo ser, buscando ejemplos de frases en las que la intención era caracterizar, identificar, definir al sujeto con alguna característica. Nuestra conclusión fue que el verbo ser relaciona una característica (expresada con un adjetivo o una expresión equivalente) con un sujeto, sin expresar nada más: no nos dice si la característica es durable o no, si es permanente o no, si tiene un final o no; solamente nos sirve para clasificar a un sujeto dentro de un grupo. Hasta aquí bien, ¿no?

Vale, pues hoy nos vamos de paseo buscando ejemplos del verbo estar que también nos sirvan para describir. Como este:


ser y estar
Calle de los Ministriles Chica

Ja, ja, ja... Los autores del proyecto SEPA (seguro que ya has reconocido el estilo de este cartel, porque he usado varios) siempre me hacen sonreír. ¿Conoces a Laura Pausini? Es una cantante italiana famosa internacionalmente. Con un estilo pop melódico, tiene muchas canciones sobre amor y desamor, de esas que les gustan mucho a los adolescentes, y probablemente al autor del cartel le aburren mucho, pero hoy se siente tan triste, está tan mal, que tiene ganas de oírlas.

Triste es un adjetivo que a veces usamos con el verbo ser y a veces con el verbo estar. En la entrada sobre el verbo ser aparecía este ejemplo:


ser y estar
Cerro de los Locos

Cuando decimos "sus ojos son tristes", estamos clasificando un tipo de mirada: hay ojos (miradas o formas de mirar) tristes y ojos alegres. Los ojos de esta persona tienen la característica de ser tristes, de expresar tristeza con la mirada. "Sus ojos son tristes" sería equivalente a "tiene los ojos tristes". Eso no impide que, a veces, la forma de mirar pueda cambiar, claro que sí. 

En cambio, cuando decimos "hoy estoy triste", no estamos clasificando a la persona (yo, en este caso) y diferenciándola de las personas de carácter alegre. Estamos describiendo un estado diferenciándolo de cómo es normalmente esa persona. Para eso, claro, tenemos que saber algo sobre cómo es habitualmente la persona o cosa de la que estamos hablando.

Otro ejemplo de SEPA para explicar esta diferencia:


ser y estar
Calle de los Ministriles Chica

De las ciudades podemos decir, para identificarlas, para caracterizarlas, que son tristes o alegres, bonitas o feas, acogedoras o desagradables, grandes o pequeñas, y muchas cosas más, comparándolas con las muchas otras ciudades que conocemos. Pero si decimos que una ciudad está triste, la estamos comparando consigo misma, y no con ninguna otra ciudad. No estamos diciendo que sea una ciudad muy alegre -aunque Madrid sí lo es, generalmente-, sino que estamos describiendo una desviación de sus características, estamos diciendo que actualmente es diferente de como suele ser (o sea, más triste de lo normal). ¿Y por qué dice el cartel que Madrid está triste? Ahora mismo hay muchas razones para eso, de todo tipo: económicas, políticas, culturales, etc. Pero no te preocupes: aunque Madrid está triste para los que la conocemos de verdad (porque la comparamos con otros estados anteriores), si vienes te parecerá una ciudad muy alegre y, sobre todo, llena de vida.


Cuando usamos el verbo estar con un adjetivo o expresión equivalente, describimos un estado con una limitación en el espacio y en el tiempo, y en cierto modo establecemos una conexión con otro estado. Por eso hay adjetivos que solamente se usan con estar, porque guardan una relación directa con otro estado. Veamos ejemplos, este de El muro de todos:


ser y estar
Calle de Miguel Servet

Este mensaje nos transmite que las personas que están enamoradas son las que verdaderamente están vivas. Estar muerto se entiende en un sentido metafórico: sin sentimientos, sin ilusiones. Pero estar muerto, en su sentido literal, aunque es algo definitivo, es un estado que se define por su conexión con otro estado: para estar muerto, tienes que haber estado vivo. Algo parecido ocurre con enamorado, que implica un evento, que algo ha pasado, respecto a un estado anterior de no enamoramiento. Generalmente, los participios (formas de los verbos que terminan en -ado o -ido) que se usan como adjetivos se usan con estar, porque son palabras que nos sirven para describir estados producidos tras un evento.


Paseando por Madrid nos podemos encontrar lugares como este, el Puente de los Franceses en el río Manzanares:


Puente de los Franceses

Como ves, esta zona ahora está casi vacía de gente, pero no siempre fue así:


Río Manzanares (Puente de los Franceses)

Hasta los años 60, los madrileños que no tenían dinero para ir a las piscinas se bañaban en el río. Como ves en la foto, esta zona estaba llena de gente en verano.

Lleno y vacío son dos de esos adjetivos que solamente se usan con estar porque describen estados, y están conectados el uno con el otro mediante un evento (llenar y vaciar). Incluso aunque no haya nunca cambios, siempre usamos estar:

La Gran Vía siempre está llena de gente


Un último ejemplo encontrado en las calles de Madrid, regalo de mi colega Michael, del FB "Estudio francés":


ser y estar
Calle Murcia

"Fuera de mí/ti/sí..." significa 'furioso/a, enfadadísimo/a'. Igual que pasa con el verbo ser, con el verbo estar usamos también expresiones que equivalen a adjetivos. Esta expresión se usa con el verbo estar porque nos sirve para describir estados (aunque estos estados puedan durar mucho tiempo), y no para identificar a la persona.

¿Por qué España está fuera de sí? Por un lado, porque muchos españoles están furiosos con muchas cosas horribles e injustas que están pasando; por otro lado, la maleta de la derecha nos dice que el autor del dibujo juega con las palabras ("fuera de sí" es 'fuera de sí misma') y hace una referencia a la emigración de españoles al exterior. Precisamente estos días hemos conocido nuevos datos sobre movimientos de población: el año pasado, 80.000 españoles se marcharon fuera de España, la mayoría de ellos jóvenes y con estudios, algo que será muy negativo para el país en los próximos años.


Hay mucho más que hablar sobre el verbo estar, pero sería muy largo. Ya tendremos tiempo más adelante de ver otros ejemplos y otros usos. Ahora quiero dejarte con un cuadro que te ayude un poco, igual que hice con el verbo ser en Eres perfecto:


adjetivos que van con estar



Y eso es todo por hoy. Estate tranquilo, que volveré pronto. ¡Y no dejes de ayudarme a difundir esta entrada en Twitter, Pinterest, Facebook o lo que uses! 

Si quieres practicar sobre esta entrada y la anterior, puedes hacer esta actividad. Arrastra cada palabra o expresión a la izquierda o a la derecha; puedes ver si tus respuestas son correctas abajo a la derecha, pinchando en el cuadro azul:




¡Hasta pronto!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.