domingo, 12 de abril de 2015

El comodín

En los últimos años, y más con la crisis, ha crecido mucho en España el juego: hay más locales de apuestas (apostar es arriesgar dinero en un juego o en un evento deportivo, de forma que, si el resultado es el que tú decías antes, ganas mucho más dinero), se juega mucho más al póquer, etc. Por supuesto, todo este sector del juego en Internet ha crecido también enormemente. 

En muchos juegos de cartas, es importante la palabra principal de este anuncio de un local de juego:


comodin
Calle Bravo Murillo

En la parte de arriba puedes ver el significado de esta palabra: comodín es esa carta que puedes usar para lo que necesites. Esta palabra se usa también como metáfora muy frecuentemente, por ejemplo en esta página dedicada a las pequeñas y medianas empresas y a los trabajadores autónomos:

El contable es contable, el administrativo es administrativo, el comercial es comercial, el operario es operario… En fin, siempre ha sido así. Pero últimamente parece que a los empresarios les ha dado por tener en su organización un empleado comodín.(...) Podríamos definirlo como un empleado joven y vital que por su bagaje o conocimientos es capaz de desempeñar tareas de comercial, informático, asesor fiscal, asesor legal, contable, jefe de compras, jefe de ventas, y si le apuras mucho igual te plancha un huevo que te fríe una camiseta. Es algo así como la sofisticación de la figura del “chico de los recados”. http://www.pymesyautonomos.com/management/realmente-necesitas-un-empleado-comodin

Algo curioso sobre la palabra comodín es que viene de cómodo. El comodín nos sirve para jugar cómodamente, porque nos permite usarlo a nuestra conveniencia.


Hay más parejas de palabras como esta, cómodo y comodín, o sea, palabras que, añadiendo un sufijo diminutivo (-ín, -illo, -ita, etc.) han tomado otro significado. Puedes ver algunos ejemplos más en esta entrada del blog, que es antigua pero he revisado incluyendo una imagen ilustrativa:

Bancos al banquillo

¡Espero que te guste! Si es así, ya sabes...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.