lunes, 15 de junio de 2015

De Madrid al cielo

Desde hace siglos, los madrileños que están orgullosos de su ciudad dicen esta frase:



de madrid al cielo
Glorieta de Cuatro Caminos

Esto significa que el mejor lugar del mundo para vivir es Madrid, y después de Madrid, solamente el cielo es mejor. Aquí te dejo un enlace para que conozcas el origen de esta expresión y otras expresiones de origen madrileño.

Parece que no todos los madrileños están tan contentos en su ciudad, o quizá el cielo no les parece el lugar ideal para terminar su vida. Mira esta camiseta que venden en la plaza de Tirso de Molina, en un mercadillo que hacen los domingos algunas organizaciones de izquierdas:


de madrid al infierno
Plaza de Tirso de Molina

La verdad es que no sé con cuál quedarme. Como ya te conté en Mola ser gato, hay cosas que me encantan de la ciudad y otras que son odiosas. A veces parece que estás en el cielo y a veces en el infierno.

Pues me voy a quedar con una imagen intermedia de Madrid; ni Madrid-cielo ni Madrid-infierno, sino Mahoudrid:


mahoudrid
Calle Latoneras


El nombre de este bar viene de la cerveza Mahou, que empezó a fabricarse en el centro de la ciudad de Madrid, y que para muchos madrileños es la mejor, pero para muchos extranjeros es demasiado suave. 

Algo curioso: como tantas otras cosas buenas y antiguas de Madrid, Mahou llegó de Francia, porque el primer dueño de la fábrica, el que la creó, era francés. ¿Y qué otras cosas de Madrid son de origen francés? Pues, por ejemplo, el famoso restaurante Lhardy y el restaurante más antiguo del mundo, Botín. Como ves, muchas cosas relacionadas con el buen comer y el buen beber, que tan famosos han hecho a los franceses en el mundo entero. 

Hoy también tenemos en Madrid algunos establecimientos, más modernos, que se inspiran en Francia, como Mama Framboise, un sitio estupendo para desayunar y merendar. También hay algunos restaurantes interesantes, aunque, teniendo en cuenta la importancia de la cocina francesa, en Madrid no hay demasiados restaurantes franceses (o sea, que me gustaría que hubiera más).

Mi conclusión: ni al cielo ni al infierno, ¡me voy a la Francia madrileña! ¡Hasta pronto!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.