sábado, 25 de enero de 2014

Tripa llena, corazón contento

Una de refranes


Los pequeños comercios están sufriendo muy intensamente la crisis. Muchos de ellos cierran, pero otros todavía tienen ánimos para hacer cambios e intentar sobrevivir. Es el caso de esta tienda de alimentación de un barrio de Madrid:


tienda retro
Paseo de Extremadura


Han hecho un nuevo diseño para sus escaparates y sus carteles, y se han convertido de tienda antigua (fíjate, en la foto dice que llevan trabajando desde 1955) en tienda retro, que es un estilo que está mucho más de moda. Además, se han puesto un nombre más informal: Donde Margarita y Manolo. ¿Y por qué "donde"? Porque en la lengua informal es muy común, cuando se va a una tienda y un bar y se conoce al dueño, o cuando se va a casa de un amigo o conocido, decir, por ejemplo, "Voy donde Carmen" en lugar de "Voy a casa de Carmen" o "Voy a la tienda de Carmen". Así se transmite una sensación de familiaridad.

Para su cartel han elegido también una frase popular. Mira la parte de abajo:


corazon contento
Paseo de Extremadura

Tripa llena, corazón contento es una variante del refrán tradicional Barriga llena, corazón contento. La palabra tripa es más informal que la palabra barriga. El significado creo que queda bastante claro, ¿no? Cuando nuestro estómago está satisfecho porque hemos comido bien, nos sentimos mejor de ánimo.


Mucho más cambiado está otro refrán en esta pintada:


Calle Montevideo (Lugo)

No sé si puedes leerlo porque hay otra pintada encima: "A quien madruga, patada en los huevos". Es una invención a partir del refrán "A quien madruga, Dios le ayuda", que habla de lo bueno que es hacer las cosas pronto, de lo positivo y beneficioso que es cumplir nuestras obligaciones sin dejar pasar mucho tiempo. 

Evidentemente, al autor de la pintada no le gusta madrugar (ni darse prisa para trabajar), porque, por el contrario, recomienda darle una patada (un golpe dado con el pie) en los huevos (palabra informal para los testículos) al que se levanta temprano o cumple rápidamente sus obligaciones.


Dos frases callejeras basadas en dos refranes que nos ofrecen dos visiones, que nos transmiten sensaciones muy diferentes. ¿Con cuál te quedas tú?


Para acabar y completar el refrán que da título a esta entrada, te dejó aquí algunos refranes y expresiones más relacionados con la comida. Te pongo solamente la primera parte: ¿sabes cómo terminan? Si no sabes alguno, o no conoces su significado, puedes entrar en Thinglink y, pinchando en la interrogación, podrás leer la segunda parte y encontrar un enlace donde tienes la explicación (por cierto, muchos de los enlaces son del Refranero multilingüe del Instituto Cervantes, donde dice que muchos de estos refranes son de poco uso, pero no estoy de acuerdo, yo los escucho bastante a menudo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.