sábado, 22 de octubre de 2016

Se hace camino al andar

Hoy te hablo de caminos y, por eso, no nos vamos a quedar en Madrid. Vamos a pasear por Castilla, por La Rioja, por Andalucía y, claro, como siempre, un poco por Madrid.

El primer punto de nuestro viaje es este:


caminar atajar andar tropezar
Frómista (Palencia)

          

Encima de la frase que da título a esta entrada puedes ver el dibujo de una concha. Es una concha bastante grande, en concreto es la concha de una vieira, un molusco que se come (¡y están muy ricas las vieiras!) y que tiene una concha muy grande. Por eso, los que viajaban a pie a Santiago de Compostela -los peregrinos-. llevaban conchas de vieira que les servían para muchas cosas (por ejemplo, para coger agua de los ríos y fuentes y beber cómodamente).

El pueblo donde tomé esta foto, Frómista, es un lugar por el que pasan muchos peregrinos porque está en una de las rutas más importantes del famoso camino de Santiago. La frase forma parte de un famoso poema de Antonio Machado (1875-1939), y la frase completa decía:

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Machado nos habla de la vida: el camino de nuestra vida lo hacemos nosotros cuando andamos  en nuestra vida no tenemos por qué seguir el camino que han hecho otros. (Por cierto, si quieres saber más sobre la construcción "al + infinitivo" con valor temporal, entra en Al salir).

Sin embargo, cada año miles de personas siguen los mismos caminos, ya hechos por otros, que llevan a Santiago de Compostela. Una de las rutas pasa por La Rioja, y por su capital, Logroño, donde podemos encontrar esta obra de los madrileños Boa Mistura:


boa mistura
Logroño


tapas etapas
Logroño

En este mural, animan a los peregrinos que van hacia Santiago a probar las tapas de Logroño, jugando con las palabras etapas (partes de un camino) y tapas. Si el peregrino termina una de sus etapas en Logroño, puede tomar unas tapas antes de seguir su camino. Y te aseguro que encontrará muchos lugares donde poder hacerlo: en Logroño, lo difícil es comer sentado en un restaurante, y lo más fácil y habitual, tomar tapas de pie, en la calle o en la barra de los muchísimos bares que las sirven. Acompañadas de un vinito de La Rioja, si se puede. 

Para hacer el camino de Santiago de verdad, hay que caminar, o sea, andar, o sea, ir a pie. Todo lo demás -ir en bicicleta, por ejemplo- está bien, pero no es la tradición.

Pero cuando andamos, tenemos dos formas de ir más deprisa: tropezar y atajar. De la primera forma nos habla el poeta Neorrabioso en una de sus frases poéticas escrita en un contenedor de basura:


avanzar tropezando
Calle Montserrat (Madrid)

Tropezar significa 'dar con los pies en algún obstáculo, perdiendo el equilibrio'. Cuando tropezamos pero no nos caemos, perdemos un poco el equilibrio pero, si nos movemos hacia delante, avanzamos en el camino. Lo mismo que Neorrabioso dice un refrán: Quien tropieza y no cae, adelanta camino. Tanto el refrán como la frase de Neorrabioso pueden entenderse también en un sentido metafórico: en la vida también encontramos muchos obstáculos y tropezamos con ellos, pero si nos caemos, conseguimos avanzar porque aprendemos de los problemas que conseguimos superar.

Otra manera de adelantar camino es atajar:

Córdoba (foto cedida por Sayuri Alcalá)

Un atajo es un camino peor pero más corto. Un atajo no suele ser el camino principal, que conoce todo el mundo, sino un camino secundario y a veces más incómodo, pero que te lleva más rápido a tu destino. Y de ahí viene el verbo atajar:

                                 Vamos a atajar por esta calle, que llegamos tarde

Otro refrán español, sin embargo, dice que No hay atajo sin trabajo. Este refrán nos recomienda ir por la vía principal porque los atajos suelen ser caminos peores. Puede aplicarse a los caminos pero también a otros aspectos de la vida: cuando queremos hacer las cosas más rápidamente de lo necesario, tenemos que hacer más esfuerzos.


Un sinónimo de atajar que se usa en Córdoba y otros lugares es atrochar:

por aquí podemos atrochar
Córdoba


¿Y qué significan las pintadas en las calles de Córdoba de las dos últimas fotos? Estas pintadas imitan los carteles de los nombres verdaderos de las calles de la ciudad, y son una iniciativa artístico-humorística que explica muy bien en su blog una polaca que lleva un tiempo viviendo allí (en su entrada verás muchas más fotos e incluso algunas pintadas traducidas al polaco). Es el llamado callejero pirata de Córdoba, que puedes encontrar en Google Maps.

Pues en fin, caminando, tropezando y atajando, hemos llegado al final de esta entrada. Espero que te haya gustado, y, si es así, ¡no te olvides de compartirla para que llegue a más gente! ¡Hasta pronto!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.