lunes, 16 de noviembre de 2015

No tengas miedo

Paseando por Malasaña de nuevo (después de tantos meses sin paseos tranquilos para sacar fotos), me encontré esta pequeña pintada:        


tener miedo
Calle de la Palma




Pues no me extraña, la verdad. Vivimos rodeados de malas noticias cada día: atentados, asesinatos, cambio climático, guerras... Y el miedo es lo más peligroso que existe, porque provoca sentimientos irracionales y negativos hacia otras personas y hacia otros colectivos. 

Por otro lado, vivir con miedo no es vivir: el miedo paraliza, provoca que no te muevas, que no avances. Hay que aprender a vivir sin miedo, como mi alumno y amigo Pascal, que hace un tiempo volvió a su ciudad, París; él vive muy cerca de una de las zonas de los atentados que ocurrieron el 13 de noviembre pasado; unas horas después, hablamos por teléfono y me dijo que pensaba continuar su vida, sin miedo. Así hay que hacer: seguir viviendo y no dejarse vencer por el miedo.

En el barrio de la Latina me encontré esto:


miedo
Calle Don Pedro



Esto sí se refiere más claramente al miedo que nos provocan las malas noticias que nos llegan todos los días de los medios de comunicación. Pero hay algunos medios que se ocupan de traernos también buenas noticias; en español, por ejemplo, puedes leer el diario Son buenas noticias y también España buenas noticias. Esto no quiere decir que no escuchemos las malas; significa que nos demos cuenta de que también hay cosas positivas que están pasando en el mundo y a que a veces ignoramos.

Y ya que hablamos del miedo, vamos a ver en un cuadro cómo usamos más frecuentemente la palabra miedo y también qué otras expresiones usamos para expresar esta sensación:






Pero para miedo, el que da ver este vídeo sobre el Caminito del Rey. Este camino fue construido hace más de un siglo en un desfiladero de Málaga; estuvo unos años en muy mal estado y varias personas murieron intentando seguirlo. Esta es la época en la que se grabó el vídeo. Pero justamente en 2015 han terminado unas obras para arreglarlo y hacerlo más seguro, y ahora es un sitio muy recomendable por los paisajes impresionantes; eso sí, ¡si no te dan miedo las alturas! Si tienes vértigo, olvídalo. ¿Te atreverías a recorrerlo sin miedo? Yo todavía no he probado, pero me diré a mí misma si algún día voy: "¡No tengas miedo!" ¡Hasta pronto!





2 comentarios:

  1. Me gusta que hayas añadido la voz, es algo que le da un sentido nuevo al blog... y el significado de sentido lo puedes elegir ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentarlo, Juan, porque todavía estoy en pruebas. A unas entradas se la pongo y a otros no, aunque también depende de la estructura del texto. Me lo sugirió un lector del blog y parece que a bastante gente le está gustando. Un beso

      Eliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.