sábado, 10 de noviembre de 2012

El subjuntivo y los farmacéuticos de Valencia

Lee los carteles de los escaparates de las tiendas y aprenderás más español


Carteles con subjuntivo


El fin de semana pasado, en Valencia, vi este cartel en los cristales exterior de una farmacia:


Como imaginas, este cartel habla de un conflicto. Los farmacéuticos (o sea, las personas que han estudiado Farmacia en la universidad, y que en su mayoría trabajan en las farmacias) de la Comunidad Autónoma Valenciana llevan varios meses sin cobrar unos 450 millones de euros que les debe la Generalitat Valenciana (el gobierno de la Comunidad Valenciana).

Para entender el porqué de esta deuda, es necesario conocer un poco el sistema sanitario español (que, por otro lado, no sabemos cuánto durará, porque está cambiando y recortando servicios a ritmo acelerado): todas las personas que van al médico en las consultas de la Seguridad Social o Sistema Nacional de Salud (el sistema sanitario público) reciben, si las necesitan, las recetas de sus medicamentos. Con estas recetas, los pacientes van a las farmacias; allí se les dan sus medicamentos a cambio de un pago, que es diferente según los diferentes pacientes (por ejemplo, alguien que trabaja y gana menos de 100.000 euros al año paga el 50% del precio; un pensionista que gana más de 18.000 euros al año paga un euro por receta, con un tope anual de 18 euros). El resto del precio del medicamento se lo paga cada Comunidad Autónoma a las farmacias, porque estas tienen que pagar a los que les venden los medicamentos. ¿Por qué lo paga cada Comunidad Autónoma? Porque desde hace muchos años todos los asuntos relacionados con la sanidad son gestionados en cada Comunidad Autónoma por su propio gobierno autónomo.

¿Qué está pasando en la Comunidad Valenciana (y ha pasado ya en otras comunidades)? Que las farmacias compran los medicamentos -adelantando el dinero- y la Generalitat no les devuelve el dinero de las recetas de la Seguridad Social. Por eso los farmacéuticos, que se están quedando sin dinero para comprar medicamentos (y para vivir) hacen desde el lunes huelga indefinida cerrando sus farmacias. Desde hace una semana, solamente abre una de cada tres farmacias, y está empezando a haber dificultades para encontrar algunos medicamentos.

Vamos a fijarnos ahora en la forma gramatical de las frases del cartel:


para que subjuntivo


Como ves, tenemos una frase compuesta, con dos verbos:

1. Los farmacéuticos valencianos no tenemos...

2. para que no se hunda la prestación farmacéutica (o sea, el servicio de farmacias)

El sujeto de la primera frase: "Los farmacéuticos valencianos"; el de la segunda, "la prestación". Cada verbo tiene un sujeto diferente. Se cumple la regla que vimos en una entrada anterior, Para / para que, y por eso usamos subjuntivo.

Vamos con la parte de la derecha:


querer que subjuntivo


Con el verbo "querer" pasa exactamente lo mismo que con "para": cuando el sujeto de la primera frase es diferente del sujeto de la segunda frase, tenemos que usar que + un verbo conjugado en subjuntivo. Fíjate:

1. Los farmacéuticos valencianos queremos

2. Los valencianos tengan...

Primer sujeto: los farmacéuticos; segundo sujeto: los valencianos.

En cambio, si el sujeto es el mismo, la misma persona, usamos un infinitivo. Por ejemplo, en estos carteles imaginarios de los farmacéuticos valencianos:


LOS FARMACÉUTICOS VALENCIANOS QUEREMOS RECIBIR NUESTRO DINERO


LOS FARMACÉUTICOS VALENCIANOS NO QUEREMOS MOLESTAR A LOS PACIENTES


Otro ejemplo de la construcción con subjuntivo lo tenemos en una de las fotos de cabecera de este blog:


querer que subjuntivo


Esta placa de Madrid, colocada por el 15-M, habla de "ellos" (los políticos) y "nosotros" (el pueblo, los ciudadanos). Son diferentes sujetos, por eso se usan los subjuntivos "pensemos, actuemos, votemos".

Si quieres ver otra placa como esta y conocer un poco de la historia de estas placas, puedes ir a la entrada Esto no es una campaña electoral.  

¡Ojalá se solucione pronto el problema de las farmacias valencianas! Por si acaso, si viajas a Valencia próximamente, llévate tu botiquín bien provisto.

1 comentario:

  1. He estado un buen rato leyéndote y te puedo decir que lo que escribes es muy significativo, por auténtico y sincero. "El pueblo nunca se equivoca", ese dicho popular queda perfectamente plasmado en tus temas. Animo, y a seguir callejeando y explorando ese maravilloso mundillo. Suerte!

    ResponderEliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.