jueves, 29 de noviembre de 2012

Lo que de verdad importa

Nombres aparentemente inocentes que no lo son en absoluto. Aprende a leer entre líneas en español




La lengua es una herramienta inocente, pero el uso que hacemos de ella no lo es. Tenemos que pensar en el sentido oculto que tienen algunas palabras




Hace unos días, cerca de la entrada del metro, este anuncio llamó mi atención:




"Lo que" es una forma neutra que significa "las cosas que" (para saber más sobre el neutro, puedes leer las entradas Esto no es una campaña electoral y Lo artesano: dulces del Día de Todos los Santos). Ese "lo que" se usa porque se supone que importan tanto cosas masculinas como femeninas, y algunas de ellas probablemente son acciones, hechos, que no son masculinos ni femeninos.

Inmediatamente pensé: ¿qué quieren decir con la expresión "de verdad"?


En este momento, hay muchas cosas que a los ciudadanos españoles nos importan mucho: el paro, los desahucios, la privatización de los servicios públicos, los recortes en educación y sanidad, la subida escandalosa de las tasas de todo tipo, etc. Todos estos problemas están presentes en la mente de la mayoría de los ciudadanos de clase media y baja, los que realmente están pagando el precio de la crisis. Así que pensé: ¿estas cosas no son las que importan de verdad? ¿Hay cosas más importantes? Y empecé a sospechar. Mis sospechas aumentaron cuando vi a la derecha el logotipo del Ayuntamiento de Madrid (que últimamente ha tomado medidas como reducir la frecuencia en la recogida de basura, reducir la iluminación de las calles, suprimir ayudas para ONG, suprimir las ayudas para las Escuelas de Música, etc.)

Hoy he entrado en la página web que podéis ver en la foto, abajo a la izquierda. Resulta que se trata de una fundación privada que "tiene por fin promover el desarrollo y la difusión de los valores humanos, éticos y morales universales al público en general, fundamentalmente mediante el desarrollo de actividades culturales". Para ello, ofrecen charlas en colegios, congresos gratuitos, cenas con gente famosa, etc. En el apartado "¿Quiénes somos?" mis dudas desaparecen cuando me encuentro, por ejemplo, con un apellido muy conocido en España, el de un militar que participó muy directamente en el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, intento que estuvo a punto de acabar con la frágil democracia española.

En fin... Juzga por ti mismo. A mí este anuncio, como mínimo, me parece de mal gusto. Sin justicia social, esos supuestos valores humanos, éticos y morales difícilmente existirán. Al contrario: la injusticia genera odio y violencia.

Yo solamente voy a contestar a la pregunta del anuncio: ¿Qué es lo que de verdad te importa?
- Que algunos barrios de Madrid -el barrio de Salamanca no, claro- estén llenos de gente pidiendo limosna.
- Que los albergues donde duermen las personas sin techo no tengan ya suficientes plazas.
- Que mi padre, con su pequeña pensión, tenga que pagar ahora por sus medicamentos y por el traslado al hospital para hacerse la diálisis.
- Que mi hermano haya perdido su trabajo.
- Que muchos de mis alumnos del año pasado no hayan podido matricularse este año porque han triplicado el precio de la matrícula.
- Que muchos jóvenes españoles tengan que abandonar su país para encontrar trabajo.
- Que otros muchos jóvenes hayan tenido que abandonar su carrera porque el precio de la matrícula ha subido escandalosamente.
- Que, mientras tanto, en ciertas zonas privilegiadas de Madrid, haya tanta gente siguiendo su vida como si nada hubiera cambiado porque para ellos la crisis no existe.
 Como ves, lo que a mí me importa está en subjuntivo... Y a ti, ¿qué es lo que de verdad te importa?

3 comentarios:

  1. A mí, lo que de verdad importa es que estemos como ovejas que las lleven al matadero. Que la mayoría de las personas de clase media y baja nos callemos mientras nos cortan de casi todos los derechos humanos. Que aún hubieran logrado callar los salvajes griegos, así que ya no podemos hacerse ni griegos ni suecos. Y que lo mismo ocurra en casi todos los países europeos.

    Por eso, tengo mucha esperanza en pueblo español, italiano, francés... Si vosotros, españoles y españolas, perdéis esta lucha, ¿que podemos esperar nosotros que vivimos en los países más pequeños?

    P.D. Con respecto a la dicha página web, a mí tampoco me dan confianza personas con apellidos como Franco y Milans del Bosch, a quienes no le da vergüenza publicar trozos de sabiduría verdadera como: "Lo que de verdad importa es saber lo que de verdad importa" o "Lo que de verdad importa es luchar por lo que de verdad importa"... ¡Qué tonterías!

    ResponderEliminar
  2. Goran, me encanta que pongas en práctica inmediatamente todo lo nuevo que lees en el blog. ¡Es la mejor manera de aprender!


    Voy a corregirte una frase, ¿vale? "Que aún hubieran logrado callar los salvajes griegos, así que ya no podemos hacerse ni griegos ni suecos" se entiende mejor de esta otra forma: "Que ya hayan logrado acallar a los salvajes griegos, así que ya no podemos hacernos ni los griegos ni los suecos".

    Saluditos, buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo sabía que algo estaba terriblemente mal con esa oración, pero no pude encontrar la solución adecuada. Muchas gracias por corregirla. Es cierto que suena mucho mejor de esta manera.
      Es que estos días (y meses) me he estado luchando muy duro contra el modo subjuntivo. :)
      ¡Ta luego!

      Eliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.