viernes, 28 de diciembre de 2012

Si la vida no me sonríe

Una lección de vida en el escaparate de La Dominga



Un buen mensaje para el año 2013



¿Recuerdas el escaparate de La Dominga, lleno de tarjetas con mensajes? En la entrada De nuevo, los suecos (y sus zuecos) ya te hablé de una de ellas.



Calle Espíritu Santo


La tarjeta de hoy:


oraciones condicionales
Calle Espíritu Santo


Las "cosquillas" son esa sensación nerviosa que experimentamos en algunas partes del cuerpo -orejas, cintura, pies, axilas, etc.- cuando alguien las toca ligeramente, y que suele provocarnos la risa. Los padres les hacen cosquillas a sus niños para estimular su risa, y también los adolescentes y las parejas jóvenes usan las cosquillas con frecuencia como forma de comunicación y de relación.

Si la vida no nos sonríe, tenemos que hacerle ("le" se refiere a la vida) cosquillas ("cosquillitas", o sea, cosquillas pero no muy fuertes) para que sonría. Cuando la vida no nos va bien, tenemos que provocar que vaya mejor. Tenemos que esforzarnos por buscar detalles positivos, pequeños placeres. Nuestra fuerza positiva hará sonreír a la vida.

Sobre la gramática de la frase: es una oración condicional con "si" que nos habla de acciones habituales, es decir, de un presente habitual. En este caso, el tiempo verbal que usamos es, en las dos partes de la oración, el presente de indicativo ("sonríe", "hago"). Te envío a algunas entradas anteriores para saber más sobre otros tipos de oraciones condicionales con "si":

- Sal si puedes:  condiciones referidas al presente o el futuro que contienen un imperativo y expresan probabilidad.
- Si educamos hoy a los niños: condiciones referidas al presente que expresan probabilidad y tienen una consecuencia en el futuro.
- Sobre oraciones condicionales, mataderos y borregos: oraciones condicionales que hablan de una condición imposible en el presente.

En cuanto al mensaje positivo de hoy, como muy sabiamente dice el sobre de azúcar de la foto:


sonrisa
Café de Valencia


¡Hazle cosquillas a la vida! ¡Hasta pronto!



 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.